Antonio Baranda y Claudia Guerrero
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-El Presidente Andrés Manuel López Obrador reconoció ayer que la refinería de Salina Cruz, en Oaxaca, ha padecido muchos problemas, incluso, sabotaje.
En la conferencia matutina, tras ser cuestionado sobre los incidentes en la instalación de Pemex, acusó que hace unos meses fue cortado el sistema eléctrico para robarse cable.
“Estoy visitando las refinerías periódicamente. He ido desde que soy Presidente en tres o cuatro ocasiones a la refinería de Salina Cruz y, en efecto, ha sufrido muchos problemas, hasta sabotaje”, comentó.
“Antes de que llegáramos se incendió. Hace relativamente poco cortaron todo el sistema eléctrico de la refinería para robarse todos los cables principales de alta tensión en la refinería”.
En Palacio Nacional, López Obrador aseveró que el sabotaje a la refinería se debió a que “hay muchos intereses” de por medio.
¿Qué intereses?, se le preguntó.
“Pues los que estaban acostumbrados a robar. Imagínense, cómo están los que vivían colmados de atenciones, de privilegios. No se resignan a vivir honradamente”, respondió.
“Son procesos que estamos llevando a cabo, limpiando a Pemex de corrupción”, agregó.
El Mandatario federal informó que actualmente la refinería y toda la ruta del Tren del Istmo ya es resguardada por la Secretaría de Marina.

Defiende plan de refinación
López Obrador defendió otra vez el plan de refinación de su Gobierno, que busca la autosuficiencia en combustibles.
“Se están fortaleciendo, modernizando las refinerías, incluida la refinería de Salina Cruz. Esa modernización significa cambiar plantas en el complejo de una refinería y es modernizarlas. Somos el país petrolero en el mundo que más gasolinas compra en el extranjero”, se quejó.
“Ahora se está llevando a cabo, vamos a decir, esta reconversión. Ahora vamos a producir para el mercado interno, no vamos a estar apostando a vender materia prima, sino a procesar toda la materia prima en nuestro país”.
Además, el Mandatario rechazó que se esté priorizando la producción de combustible en Salina Cruz por encima de la vida de los oaxaqueños, debido a quejas de contaminación ambiental.
“No, no podríamos hacer eso, lo más importante es la vida”, dijo a pregunta expresa.