Jesús Guerrero
Agencia Reforma

CHILPANCINGO, Guerrero.-En referencia a las protestas del sábado en su contra en Tixtla y Chilapa, Félix Salgado Macedonio, candidato de Morena al Gobierno de Guerrero, afirmó ayer que se trata de provocaciones en las que no caerá.
Ante simpatizantes en el centro de Tlapa, desestimó los reclamos de grupos feministas que se oponen a su candidatura.
“No he encontrado mayor problema, excepto cositas de esas que son actos de provocación en los que no voy a caer.
“Todo mundo tiene derecho a expresarse, todos tienen derecho a expresar su preferencia política, porque estamos en un proceso electoral”, aseguró el senador con licencia, acusado de maltrato y violación.
Salgado dijo que siempre será respetuoso de la libertad de expresión, y que le guste o no lo que digan de él, antepondrá el derecho de quien lo diga.
“Mis respetos para todas las mujeres”, dijo en un acto en esa localidad de la región de la Montaña Alta.
El candidato estuvo acompañado, entre otros, por el alcalde de Tlapa, Dionisio Merced Pichardo; la diputada local Érika Valencia, el senador Saúl López Sollano y el diputado federal Javier Manzano Salazar.
El pasado sábado, previo al acto de campaña de Salgado en Tixtla, fueron colgadas pancartas en muros de la localidad.
“Félix violador”, “Ni un violador será Gobernador”, “Ni un agresor al poder”, se leía en los mensajes.
En Chilapa, mientras el candidato realizaba un mitin, un grupo de feministas se manifestó en la terraza de la casa de Yalith Andraca Rojas, ex síndica priista de ese municipio.
Salgado también acusó ayer supuestos ataques de su contrincante de la alianza PRI-PRD, Mario Moreno Arcos, a quien le pidió que la campaña sea de respeto y de propuestas.
La dirigencia estatal de Morena acusó al PRI de estar detrás de las protestas de feministas que originó que su candidato cancelara su acto de campaña en Taxco.