Abel Barajas 
Agencia Reforma

CDMX.- Alberto Elías Beltrán, último responsable de la Procuraduría General de la República (PGR) en el sexenio pasado, afirmó que la querella de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) en su contra es una venganza personal de su titular, Santiago Nieto, por haberle removido de la Fepade.

REFORMA publicó ayer que la UIF había denunciado ante la Fiscalía General de la República (FGR) a Elías y a su esposa Marcela Kuchle López por operaciones financieras presumiblemente ilícitas, de 2016 a la fecha.

En una carta enviada esta noche a este diario, el ex funcionario afirmó categóricamente que él y su esposa nunca han realizado actividad ilegal alguna y muchos menos el delito de lavado de dinero.

“A la fecha desconozco si la UIF presentó una querella en mi contra ante la FGR, pero estoy seguro que dicha institución velará porque se respeten los derechos humanos y los principios constitucionales de debido proceso y presunción de inocencia”, dijo Elías.

“Como lo menciona la misma nota periodística, el que suscribe removió al hoy titular de la Unidad de Inteligencia Financiera en octubre de 2017 por violentar el principio constitucional de debido proceso y el Código de Conducta de la entonces PGR, por lo que claramente se trata de una persecución y venganza de carácter personal en mi contra, con el evidente propósito de desacreditarme y causar un daño moral a mi familia y a mi persona”.

El ex encargado de la PGR advierte en la misiva que se reserva el derecho de emprender cualquier acción legal por los daños y perjuicios que se generen o le pueda ocasionar a su familia, sus hijos y su persona, como consecuencia de la actuación de la UIF.

“Durante mi trayectoria como servidor público, durante más de 20 años, en diversas dependencias he observado y he hecho observar las leyes y los valores de nuestra Constitución y las leyes, he honrado mis cargos con integridad y profesionalismo y he entregado los mejores resultados que han estado a mi alcance”, dijo.

“Confío en las instituciones de nuestro país, y de ser cierta la denuncia, asimismo confío que se aplicará el estado de Derecho y la Justicia, y esperaré a ser citado por la Fiscalía General de la República para presentar los datos de prueba que correspondan para el esclarecimiento de los hechos y acreditar mi inocencia”.

La querella del órgano dependiente de la Secretaría de Hacienda dio lugar al inicio de una carpeta de investigación que se encuentra a cargo de la Unidad Especializada de Análisis Financiero, que está adscrita directamente a la oficina del Fiscal General Alejandro Gertz Manero.