Alejandro Gael Montiel Hernandez 
Agencia Reforma

Washington DC, Estados Unidos.- Autoridades de Estados Unidos detuvieron al científico mexicano Héctor Alejandro Cabrera Fuentes, por presuntamente haber fungido como espía del Gobierno ruso desde 2019 y de llevar a cabo una operación de contrainteligencia en Miami la semana pasada.

El mexicano, que reside en Singapur, fue arrestado en el Aeropuerto Internacional de Miami, Florida, la noche del 16 de febrero, al intentar salir de Estados Unidos rumbo a la Ciudad de México.

Nacido en El Espinal, Oaxaca, Cabrera Fuentes posee un doctorado en microbiología molecular por la Universidad de Kazán en Rusia y un doctorado en cardiología molecular de la Universidad de Giessen en Alemania, y habría sido reclutado como espía durante una visita a Rusia en 2019.

“Un funcionario del Gobierno ruso reclutó a Fuentes en 2019 y le ordenó que alquilara una propiedad específica en el condado de Miami-Dade en Florida”, explicó el Departamento de Justicia el martes.

El mexicano enfrentó una audiencia este martes donde según medios locales fue acusado de buscar rastrear a un informante del FBI en esa ciudad.

Según la demanda, un funcionario del Gobierno ruso reclutó a Cabrera Fuentes en 2019 y le ordenó que localizara un automóvil de una fuente del Gobierno de Estados Unidos, que obtuviera el número de placa y la ubicación física del vehículo.

Asimismo, le ordenó que se reuniera con él nuevamente en abril o mayo de 2020, para informarle sobre los resultados de la búsqueda del vehículo del informante.

Cabrera viajó a Miami el 13 de febrero de 2020, desde la Ciudad de México. Al día siguiente, el 14 de febrero, acudió al lugar donde residía el informante del Gobierno estadounidense. Ahí llamó la atención de un guardia de seguridad porque ingresó a sus instalaciones al seguir a otro vehículo para obtener acceso.

Cuando un guardia de seguridad se acercó al auto de alquiler de Cabrera, la pareja del mexicano se desplazó a donde se encontraba el vehículo de interés del funcionario ruso y tomó una fotografía de la placa.

El elemento de seguridad le preguntó al mexicano y a su pareja sobre las razones de encontrarse ahí. Cabrera proporcionó el nombre de una persona a quien supuestamente estaban visitando; sin embargo, el guardia no reconoció a la persona y pidió al doctor que abandonara las instalaciones.

El 16 de febrero, Cabrera Fuentes y su pareja llegaron al Aeropuerto Internacional de Miami para partir hacia Estados Unidos, rumbo a la Ciudad de México.

Ahí el Servicio de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos Inspeccionó el teléfono de la pareja del mexicano y encontró una imagen de primer plano de la placa del vehículo de la fuente del Gobierno estadounidense.

Cuando se le preguntó acerca de la foto, admitió que le había encargado a su pareja que tomara la foto de la matrícula del vehículo y dijo ante los agentes estadounidenses que un funcionario del Gobierno de Rusia le ordenó que realizara esta operación.

Según documentos judiciales, los mensajes en el teléfono de Cabrera Fuentes mostraron que el funcionario ruso inició y dirigió las reuniones.

De acuerdo con medios locales en Florida que estuvieron en la audiencia, Fuentes Cabrera declaró ser investigador en la Universidad Nacional de Singapur además de tener un empleo parcial con una compañía israelí y tener 100 mil dólares en cuentas de banco.

Además, habría reconocido tener una esposa y dos hijas en Rusia y que el agente del Gobierno ruso le ofreció ayudarlo para que dicha familia pudiera abandonar en algún momento el territorio.

La audiencia de detención preventiva contra el mexicano está programada para las 10:00 horas del viernes 21 de febrero de 2020.

El Departamento de Justicia de Estados Unidos informó que la lectura de cargos del mexicano está programada para las 10:00 horas el 3 de marzo de 2020.

Ambas audiencias se llevarán a cabo en el tribunal de primera instancia de los Estados Unidos en Miami, Florida.

El caso está siendo procesado por el fiscal federal adjunto Michael Thakur del Distrito Sur de Florida y los abogados litigantes Thea Kendler y Matthew McKenzie de la Sección de Contrainteligencia y Control de Exportaciones de la División de Seguridad Nacional.