Antonio Baranda
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- El Ministro en retiro Arturo Zaldívar rechazó ayer haber presionado a jueces, como se advierte en una denuncia por corrupción que investigará el Poder Judicial, y acusó «intencionalidad política» y venganza para tratar de afectar a la llamada 4T.
En entrevista, Zaldívar señaló directamente a la presidenta de la Corte, Norma Piña, de «querer jugar electoralmente», fraguar una «movida muy burda» para desprestigiarlo, así como generar un impacto político-electoral.
«Me parece muy claro que aquí hay una intencionalidad política, hay una revancha, una especie de venganza de parte de la presidenta de la Corte en contra del Presidente de la República, de la 4T», manifestó.
«Esta maniobra política y mediática de la presidenta de la Corte va más allá que yo, son muchas personas las que están involucradas. Creo que es una cosa muy grave que se haga en el Poder Judicial y muy grave que la presidenta de la Corte quiera jugar electoralmente a estas alturas del proceso».
Es gravísimo, expresó Zaldívar, que el Poder Judicial esté tomando partido en una contienda electoral, cuando debe ser independiente e imparcial.
«Están muy enojados, están muy preocupados supongo por la elección de junio; me queda claro que es una revancha, que es una venganza, que están defendiendo sus privilegios», recalcó Zaldívar.