Martha Martínez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Mario Delgado, candidato a la dirigencia de Morena, acusó que su contrincante Porfirio Muñoz Ledo sería un dirigente espurio y advirtió que en su empeño por dirigir a ese partido puede ser recordado como un ambicioso vulgar.
En un evento con militantes en Saltillo, Coahuila, a donde acudió a promover su candidatura, expuso que el ex Presidente de la Cámara de Diputados no puede presidir a Morena, porque podría convertirlo en un partido de Oposición al Gobierno de Andrés Manuel López Obrador.
Acompañado por el senador Armando Guadiana, Delgado sostuvo que con el anuncio de su autoproclamación, Muñoz Ledo busca darle un golpe de Estado del partido, además de que sería un atentado a la ley y a la democracia y una mala señal para el movimiento y para el País.
“Qué contradicción sería para nuestra lucha democrática el tener un dirigente espurio…con este nivel de vehemencia, Porfirio puede, en cualquier momento, desconocer a nuestro Presidente Andrés Manuel López Obrador, o hasta atacarlo por su convicción democrática, porque el último año ha sido un claro opositor a sus políticas”, advirtió.
Acusó a Porfirio de estar empeñado en dirigir a Morena como un capricho personal.
“Fue dirigente del PRI, del PRD y ahora está obsesionado en dirigir a Morena como un capricho personal, para pasar, como él dice, al récord Guinness, en Morena tenemos que buscar la trascendencia de nuestro movimiento, no de caprichos personales. No podemos permitir que la ambición se apodere de nuestro movimiento ni que triunfe la discordia”, insistió.