Gabriel Trujillo
Agencia Reforma

GUADALAJARA, Jalisco.- La palabra “Alex” y a un costado un corazón lleva tatuado el torso de una mujer, uno de los mil 192 cuerpos no identificados durante 2020 en el Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses (IJCF).
A esa cifra se suman 2 mil 423 cadáveres catalogados con la etiqueta “se ignoran causas”, cifra que implica un aumento de 318 por ciento con respecto a los 579 personas de quienes no se supo el motivo de muerte en 2019.
La categoría “se ignoran causas” fue la causa de muerte más frecuente entre las 6 mil 554 autopsias realizadas por el IJCF en 2020, con 36.9 por ciento del total de cadáveres analizados.
La segunda causa de muerte fueron las provocadas por arma de fuego, con mil 241 autopsias, seguida por choques, con 545, y ahorcamientos, con 508 casos.
El ascenso de las estadísticas también fue notorio en los cadáveres que no pudieron ser identificados.
Durante 2018 se reportó un caso en la plataforma del IJCF, mientras que en 2019 sumaron 728 registros. En 2020, la cifra se elevó a mil 192 cuerpos, mismos que entraron al Instituto como PFSI (Personas Fallecidas Sin Identificar); en 946 de esos casos tampoco se supo la edad.
Así, en tres años suman mil 921 cadáveres y restos humanos acumulados en refrigeradores del IJCF, como el torso femenino número 2 mil 725.
Para Francisco Jiménez Reynoso, profesor investigador de la UdeG, la falta de justicia explica en parte el aumento de cuerpos sin identidad ni causa de muerte en el Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses.
A esto se suma que son pocas las veces en las que se castigan los delitos relacionados con la desaparición de personas en Jalisco, sostuvo el especialista en temas de seguridad.
“No hay investigación, ese es el problema. No hay sanciones, hay una total impunidad, no hay detenidos de quienes llevan a cabo las ejecuciones, los descuartizamientos y quienes entierran a cientos y cientos de personas en diversas fosas clandestinas”, aseveró.
“La autoridad solamente se limita a contar cabezas y los da por personas, aunque no encuentran en ocasiones el rompecabezas completo (el resto del cuerpo)”.
Datos del Gobierno federal ponen a Jalisco como el estado con mayor número de personas desaparecidas en el País, con 3 mil 568 casos desde el 1 de diciembre de 2018 hasta el 30 de septiembre de 2020.
De los mil 86 cuerpos recuperados en 2020 en 559 fosas en todo el país, 433 fueron hallados en la entidad, es decir el 40 por ciento del total.
“Creo que se ha perdido la capacidad de asombro por parte de las autoridades y por parte de la misma sociedad”, lamentó Jiménez Reynoso.