Francisco Ortiz
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-México acude a la Conferencia de las Naciones sobre Cambio Climático (COP 26) con una política desdibujada e insuficiente en materia ambiental, consideró Anaid Velasco, especialista del Centro Mexicano de Derecho Ambiental.
«La política climática de México ha sido clasificada como altamente insuficiente para hacer frente a este escenario de reducción de 1.5 grados y respecto a la responsabilidad que tiene México como País gran emisor de gases de efecto invernadero», indicó.
«Nos hemos comprometido a reducir el 22 por ciento de emisiones de gases de efecto invernadero al año 2030, pero desde 2017 tenemos identificado que vamos bastante retrasados y con una política energética que parece retrasar todavía más este cumplimiento».

¿Con sus decisiones recientes, el País está lejos de acceder a más fondos para el combate climático?
Definitivamente cuando ponemos como prioridad un sistema energético que no facilita la entrada de fuentes renovables, entonces mandas una señal equivocada a la cooperación internacional que lo que hace es apoyar acciones en favor de la reducción de emisiones.
¿Con qué cara puedes pedir cooperación internacional si tienes una política que fomenta lo opuesto?

El Gobierno llevará como resultado el programa Sembrando Vida, ¿qué opinión te merece?
La idea es buena, pero la implementación ha sido débil; tiene puntos altamente críticos, por ejemplo, ha sido un incentivo para perder cobertura forestal, en lugar de generar condiciones para que se conserve la vegetación nativa, lo que está haciendo es incentivar la siembra de árboles que no siempre son naturales de los ecosistemas, entonces pierdes cobertura forestal, que es un efecto no deseado.

México también enfrenta un litigio sobre los parámetros para medir las reducciones de gases, ¿qué tanto complica esto la medición de cumplimientos?
Son varios litigios, pero el que mencionas es uno porque se ha considerado que las metas de reducción de emisiones son regresivas, la NDC (Contribución Nacionalmente Determinada) de México, que es el instrumento donde se plasman las metas de reducción de emisiones, se presentó en 2020, fue una actualización de la NDC de 2015 y se ratificaron las mismas metas, cuando en realidad la exigencia era un mayor incremento en reducción de emisiones, entonces se considera una NDC regresiva y está suspendida.

¿Ante este contexto, qué expectativas se deben tener y qué tanto se podrá traer México de este foro?
«Esperamos que México retome el liderazgo que lo caracterizo en años previos en la agenda climática, esperaríamos un aumento en la ambición climática, retomar el camino y comprometerse; recordemos que el País ocupa el lugar número 11 como gran emisor, entonces su responsabilidad debería ser acorde a esta posición».