Ante la repentina pérdida de piezas dentales a causa de golpes o accidentes, Italia Marín Bosque, integrante del Colegio de Ortodoncistas de Aguascalientes, alentó a las personas a no ceder al pánico, ya que la pronta acción y la consulta con un profesional capacitado pueden marcar la diferencia en la preservación de la salud bucal a largo plazo.
La avulsión dental, como explicó la especialista, ocurre cuando uno o varios dientes son expulsados debido a un golpe repentino. Ante esta situación, dijo que es esencial actuar con prontitud y conocimiento de ciertos cuidados básicos para maximizar las posibilidades de éxito en su reimplantación.
Destacó la importancia de rescatar la pieza dental inmediatamente después del accidente, especialmente si está íntegra. En caso de que el diente haya caído al suelo o en tierra, se recomienda recuperarlo sin demora y, en ausencia de instrumentos adecuados, colocarlo debajo de la lengua es una medida provisional efectiva hasta que se pueda acudir al dentista.
Enfatizó la utilidad de conservar el diente en suero fisiológico o, aún mejor, en leche. Esta última opción, según su experiencia, ofrece resultados óptimos para preservar la vitalidad del tejido dental. Estableció que la rápida comunicación con un profesional de la odontología es fundamental, ya que existen técnicas especializadas para reimplantar el diente y asegurar su estabilidad a largo plazo.
En el proceso de reimplantación, detalló el procedimiento de ferulización, mediante el cual se inmoviliza el diente utilizando alambres delgados y resina adhesiva, asegurando su fijación a los dientes adyacentes. Este método, subrayó, es crucial para mantener la integridad y funcionalidad de los dientes afectados, evitando así la pérdida permanente de las piezas dentales.