Claudia Guerrero
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Aunque se trata de una institución autónoma, la Fiscalía General de la República (FGR), encabezada por Alejandro Gertz, se ha dado a la tarea de hacer pública información relacionada con casos polémicos, tras peticiones del Presidente Andrés Manuel López Obrador.
El 2 de septiembre pasado, alrededor de las 8:30 horas, AMLO se pronunció porque la dependencia difundiera el acuerdo que permitió al empresario Alonso Ancira salir de la cárcel y enfrentar su proceso en libertad.
Casi cinco horas después, la Fiscalía respondió con un comunicado, en el que incluyó una liga con el contenido del acuerdo entregado a tribunales.
El 25 de agosto, López Obrador pidió que la FGR transparentara qué razones motivaron las pesquisas contra Ricardo Anaya. Siete horas después, la Fiscalía difundió los detalles de la indagatoria contra el panista.
Hugo Concha Cantú, investigador de la UNAM, indicó que las solicitudes del Mandatario y las respuestas de la Fiscalía deberían analizarse con cuidado, ya que, además de poner en duda la independencia de la FGR, podrían afectar el debido proceso.