Alejandra Carrillo
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-En el buen teatro se mueven las emociones más finas, y aunque para muchos puede resultar un espectáculo de diversión o pasatiempo, una vez que sube el telón se entrelazan delicadas historias que demandan un trabajo actoral introspectivo.

Subestimar la fuerza que tienen estos procesos creativos condujo a la actriz Paloma Domínguez (Aguascalientes, 1988) a una severa crisis de ansiedad que la llevó a replantearse la importancia de la salud mental en las artes escénicas.

“Yo creía, alimentada por una idea bastante romántica del teatro, que para ser profesional tenías que poder agarrar al toro, a cualquier toro, por los cuernos, meterte a cualquier proyecto, involucrarte de lleno, comerlo y cenarlo”, comparte.

El año pasado, Domínguez estaba preparando todo para mudarse a la Ciudad de México, donde haría una residencia de dos años en la Compañía Nacional de Teatro, la agrupación de su tipo más importantes del País, con una beca del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes.

“Después del proceso de admisión tuve una crisis muy fuerte de ansiedad, pensé que sería una crisis pequeña, pensé que sería algo pasajero, que no requería más seguimiento más que algunas entrevistas con mi psicólogo y tal, pero resultó más fuerte de lo que todos pensábamos”, abunda la cofundadora del Colectivo Transeúnte.

Este incidente hizo que todo parara, ya no habría Compañía Nacional de Teatro. Tras más de una década de vivir en Guadalajara, regresó a su ciudad natal para estar con su familia y recibir atención médica y psicológica.

Sin embargo, ese cuadro de ansiedad evolucionó en una depresión por la que estuvo navegando durante meses. Paloma explica que en este proceso se concibe como una campesina de la mente que todos los días trabaja la tierra sin parar.

Cuando por fin pudo cultivar esta experiencia, la egresada de la licenciatura en Artes Escénicas en la Universidad de Guadalajara, se dio cuenta de que muchas herramientas que había aprendido en su formación como actriz podrían ayudar a la gestión de la depresión y la ansiedad.

“Creí que necesitaba sistematizar estos saberes y conocimientos que he adquirido a lo largo de la carrera, primero para mí, para ponerlos en práctica, y paralelo a esto tomé un taller de herramientas donde se habla de problemas psicológicos y cómo se pueden tratar, se llama Tierra a la Vista. Allí entendí la importancia de salir adelante en comunidad, en este caso en una comunidad virtual”, cuenta la merecedora del Galardón al Mérito Teatral 2019, que entregan la Secretaría de Cultura de Jalisco y el Consejo Estatal para la Cultura y las Artes.

A partir de esa experiencia, Paloma creó su propio espacio virtual: actuación para personas con depresión y ansiedad o ADA, en la abreviación.

Se trata de una reunión matutina en la plataforma de videoconferencias Zoom que se realiza tres días a la semana, en donde los asistentes discuten e investigan teorías y prácticas que pueden ayudarles a enfrentar la depresión y la ansiedad.

“No es un lugar común cuando digo que ha sido salvador, para mí, poner en práctica estos recursos, compartirlos, que ese proceso de compartir y de verme en los espejos en los que las demás personas se miran y de crear una comunidad, es muy importante”, explica la actriz.

Las reuniones virtuales no tienen fines académicos y pueden conectarse personas de todo el País. Domínguez aclara que no es un sustituto de la terapia, pero sí es una herramienta que en el mejor de los casos puede coadyuvar a la recuperación y el autoconocimiento de las personas.

“Es muy flexible. No es obligatorio participar, ni tener la cámara prendida, puedes escuchar y observar, no es obligatorio hacer las tareas, aunque sí muy deseable. Tenemos una serie de acuerdos móviles, el principal es la autorregulación: hacerte caso cuando sientas que no quieres continuar con determinado ejercicio porque es fatigoso o porque está tocando fibras que sientes que no puedes manejar en cierto momento”, explica Paloma, quien también creó Diálogos por la Equidad, un espacio que busca poner sobre el reflector la violencia de género.

ÁTICO
Más vale prevenir…

Tras la pandemia, existe el riesgo de que aumenten los intentos de suicidio, advierte la asociación Voz Pro Salud Mental CDMX, que da algunas recomendaciones:

El Día Mundial para la Prevención del Suicidio se conmemoró el 10 de septiembre. Busca concientizar sobre esta problemática a autoridades y sociedad en general.

La pandemia por Covid-19 ha provocado un saldo de mayor depresión, aumento de angustia y ansiedad, trastornos de pánico y disfunción nerviosa por situaciones estresantes.

El Dr. Guilherme Borges, investigador del Instituto Nacional de Psiquiatría Ramón de la Fuente Muñiz, señala que, de junio de 2020 a junio de 2021, en la Ciudad de México se registró un aumento de suicidios de 1.7% en adultos.

Según reportes de la OMS, en el mundo cada año se suicidan 800 mil personas, y por cada una de ellas se cometen 20 intentos fallidos.

En México, de acuerdo con el Inegi, hasta 2017, la tasa de suicidio es de 5.2 por cada 100 mil habitantes y es la quinta causa de muerte en menores de 15 años, tasa que ha aumentado en 976% en los últimos 37 años.

Especialistas recomiendan atender las dinámicas familiares y sociales para observar la conducta de las niñas, niños y jóvenes, así como de las personas cercanas. Una manera importante de prevenir es la escucha activa y la empatía.

Cuando se detecta una idea suicida, lo mejor es abrir el tema, identificar por qué esa persona tendría motivos para atentar contra su vida, conocer sus motivos de desesperación o desesperanza e identificar las maneras en que idearía o planearía el suicidio y acompañarle en el proceso de pedir ayuda profesional.

Es importante mantener una rutina saludable, ejercitarse, comer sano y estrechar los lazos personales con el núcleo social, así como procurar actividades recreativas y trabajar las pérdidas de aquellas personas con las que se tuvo un lazo sentimental.

Es muy importante buscar ayuda emocional en los sistemas especializados.

¿Dónde acudir?

Voz Pro Salud Mental CDMX ofrece grupos de apoyo y cursos de psico-educación a familiares y pacientes.
Informes al teléfono 55 1997 5040
Correo: cdmx@vozprosaludmental.org.mx,
Página web: https://www.vozprosaludmental.org.mx/