Jorge Cano
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Las elecciones de junio próximo quizá no tengan los mejores candidatos, pero las campañas están ayudando a reactivar algunos sectores económicos.

Este año, los 10 partidos políticos que cuentan con registro ante el Instituto Nacional Electoral (INE) tienen un presupuesto de más de 7 mil 159 millones de pesos.

Las empresas dedicadas a la publicidad, impresión o artes gráficas son las más beneficiadas por los comicios, ya que pueden duplicar sus ventas durante los meses de elecciones, aseguró Eduardo Contreras, presidente de la Canacope Ciudad de México.

Según el registro nacional de proveedores del INE, en total existen 95 mil 505 empresas o personas físicas registradas como proveedores.

Aunque se contemplan 55 categorías, son tres las que concentran 60 por ciento de los registros: impresos, textiles y papelería con 30, 24 y 9 por ciento del total, de manera respectiva.

Otras categorías relevantes son equipos de cómputo, artículos de limpieza, comestibles, refacciones de automóviles o equipo médico. De estos existen 299 subtipos de proveedores siendo el más común el que vende lonas con 8.5 por ciento, playeras, 7.3 por ciento, volantes, 4.4 por ciento y gorras con 3.6 por ciento.

“Las elecciones son épocas de abundancia de trabajo en el cual tienen ingresos que se pueden incrementar hasta un 100 por ciento; prácticamente dedican toda su producción a este tipo de publicidad, como fyers, gorras playeras, chalecos, cobre bocas, lonas con el logo de los candidatos o partidos”, explicó Contreras.

Además, de los sectores reconocidos por el INE muchas otras empresas y prestadores de servicios aumentan sus ventas, afirmó Antonio Mejía, socio de la consultoría Azmen Soluciones.

“Lo que no se ve son los diseñadores, creadores de contenido, consultores políticos, camiones, combis, taxistas. Ese es el sector que no existe para fiscalización, no se reporta, pero siempre existe”, afirmó.

Por ejemplo, se le suele pagar a transportistas para que lleven a las personas a los mítines o a consultores para ayudarles a los candidatos a hablar mejor en público.

A esto se le suma, el dinero adicional que se gasta con proveedores aprobados por el INE pero por encima del tope de campaña.

“La unidad técnica de fiscalización del INE revisa por ejemplo que entregues playeras si compras playeras. Pero los partidos políticos pueden reportar la entrega de 30 mil playeras cuando entregaron 100 mil. Es imposible fiscalizar eso”, dijo.

Según el consultor político, el 50 por ciento del presupuesto total de un candidato se gasta en dádivas como pre condición para que voten por él. El otro 25 por ciento se gasta en consumibles como publicidad, el 10 por ciento en servicios y el resto en toda la estructura de campaña.