Diana Gante
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- La explosión registrada ayer en el gasoducto de la plataforma satélite KU-C de Pemex, en la Sonda de Campeche, ha encendido las alarmas porque podría afectar la producción de crudo y gas durante los próximos meses.
David Rosales, especialista del sector energético, dijo que incidentes de esta magnitud implican la detención de las operaciones, y con ello de la producción.
“(Es imposible) que opere de un momento a otro, esa es una imprecisión, porque lo primero es parar y controlar el fuego y hacer un análisis causa raíz de por qué ocurrió con un perito, de preferencia tercero”, señaló.
Ayer a las 5:15 horas se registró una fuga de gas de un ducto marino de 12 pulgadas del campo Ku-Maloof-Zaap que derivó en un incendio.
Según la versión de Pemex, fue controlado a las 10:45 horas. La empresa, de acuerdo con un comunicado, pudo restablecer las condiciones normales de operación y no se registró ningún lesionado.
Rosales cuestionó el restablecimiento de las operaciones, tal y como lo señaló Pemex, y precisó que en todo caso se sofocó el fuego, pero la fuga continuará hasta hoy.
En estos momentos, señaló, Pemex está en la etapa de mitigación.
Para que la plataforma pueda volver a operar de manera cotidiana, podría tardar meses, debido a que se necesita una investigación del origen del incidente por parte de peritos, estructurar la manera en la que se reparará el daño, ejecutar la reparación y hacer las pruebas correspondientes.
Bernardo Del Castillo, experto en temas de energía, también cuestionó la información de Pemex sobre la operación de la infraestructura debido a que una fuga en un gasoducto debe ser controlada en su totalidad, revisar todos los sistemas y poner en marcha la plataforma de manera gradual, lo que difícilmente puede hacerse en un par de horas tras controlar el incendio.