Cuando las condiciones económicas aprietan lo primero que se les ocurre en los centros laborales, trátese del sector público o particular, es despedir trabajadores, suponiendo que con adelgazar la nómina se solucionarán los problemas, pero lo único que provocan es deshacerse de parte de su capital humano, sin reflexionar que en el mismo radica su principal fortaleza ya que en las buenas y las malas siempre está presto a cooperar.

Hay otras maneras de allegarse recursos sin necesidad de perjudicar a la plantilla y una de ellas es solicitar un crédito o poner a la venta equipo y bienes inmuebles que no sean básicos, lo que a la larga traerá mayores beneficios  porque los colaboradores contribuirán para que se enderece la nave.

Como dijo el de junto, los conocimientos y la experiencia no se da en maceta y esto es precisamente a lo que reconoce el gobierno del estado, al anunciar que pese a las limitaciones económicas por los motivos de sobra conocidos, no habrá despido de personal, lo que de inicio es una buena noticia porque se le da portazo a los rumores que surgen cuando hay limitaciones.

El secretario de Finanzas, Carlos de Jesús Magallanes García, informó que por instrucciones del gobernador Martín Orozco Sandoval, se mantendrá el actual funcionamiento laboral en todas las dependencias, lo que además de darle tranquilidad a los empleados es también positivo para los ciudadanos en general, al tener la confianza de que seguirán los trabajadores que conocen el desarrollo de las distintas áreas de operación.

En lo que si cambiará es que habrá reducción, y en algunos casos eliminación, de gastos que se consideren no prioritarios, entre ellos viáticos, rentas, papelería, reposición de equipo para oficina y adquisición de vehículos, por lo que las órdenes es que tengan el máximo cuidado de lo que está a su resguardo.

Ante el recorte presupuestal que proviene de la Federación, es obligado que a nivel estatal y municipal se tenga presente que lo más importante en este tiempo es administrar bien con lo que se cuenta y al mismo tiempo en ambos niveles de administración deben mantener la economía y buscar nuevas fórmulas que permitan incrementarla, ya que de su resultado dependerá la solidez de los aguascalentenses.

Resaltó que en 2021 las dependencias estatales tendrán una disminución  de 20% en su presupuesto, lo que obligará a que sean más creativas como paso obligado para alcanzar el equilibrio en el gasto, en otras palabras, hacer más con lo que se tiene.

El funcionario sostuvo que se mantendrá especial atención en los programas de mayor importancia para la sociedad, como son salud, educación, crecimiento económico y seguridad, además del apoyo que de manera institucional se otorga a las familias.

Magallanes García sostuvo una reunión con los secretarios de finanzas o tesoreros de los municipios, en la que además de darles a conocer lo descrito en párrafos anteriores, les pidió que fueran muy precavidos en el manejo presupuestal, que las erogaciones sean las necesarias y con los debidos proyectos  y así cada quien pueda alcanzar las metas que han previsto sus respectivos ayuntamientos, principalmente que el gasto anual alcance hasta que concluya 2021 y tengan en cuenta que deben reservar lo referente a los aguinaldos para que quienes los releve en octubre tengan la bolsa correspondiente.

CIVILIZAR

Una sola palabra tiene varios significados y todos igual de aleccionadores: educar, pulir, mejorar y afinar, entre otros. Cualquiera de ellos puede ayudar para que los ciudadanos que se encuentren alcoholizados no manejen, lo que naturalmente es una tarea formidable, porque hay que modificar el padrón de conducta de quienes no miden las consecuencias, pero hay que hacerlo y dejar de creer que con aumentar las medidas punitivas se reducirán los accidentes.

Estados Unidos es el mejor ejemplo de que pese a que los castigos son cada vez más severos no disminuye las conductas antisociales, es el caso del principal narcotraficante mexicano que purga cadena perpetua en ese país y no por eso en México han menguado los cárteles, como tampoco hay temor de varios individuos que asesinan inocentes en EUA no obstante que otros reciben largas condenas.

Lo puntualizado viene a propósito de la propuesta que presentó la diputada Irma Guillén Bermúdez para que se modifique la ley de movilidad y que exista mayor rigidez con el alcoholímetro, mismo que pide se aplique en todos los municipios.

También plantea que se aplique la prueba a los menores de edad y se hagan corresponsables a los padres de familia (como si los jovencitos y jovencitas pidieran permiso para embriagarse), pero la legisladora va más allá, al citar que “en caso de reincidencia que el padre o tutor cumpla con las horas de arresto que van de 24 a 38 horas inconmutables”.

Lo anterior recuerda la moción que presentó un diputado del PAN en Guanajuato, en la que solicitaba cárcel para los padres de familia que tuvieran hijos obesos porque ello era síntoma de que no sabían alimentarlos, lo que lógicamente la idea se fue al cesto de la basura, mismo sendero que podría seguir eso del arresto a los padres de los muchachitos que sean sorprendidos por segunda ocasión por el alcoholímetro, aunque en descargo de la diputada cabe citar que algo tiene que hacer para hacerse notar.

Como siempre sucede, para darle mayor soporte a su esbozo, Guillén Bermúdez recurrió al viejo truco de presentar cifras dantescas, tanto a nivel nacional como local, con lo que busca sensibilizar a sus compañeros de legislatura, sin embargo en todo el escrito no hace alusión de retomar las campañas educativas de carácter vial que hasta hace pocos años tenían lugar y principalmente que lleguen a todos los estratos sociales. Aunque es más fácil forzar que convencer, siempre debe privilegiarse la persuasión, que por sí misma la persona haga lo más conveniente para ella y para los demás.

En las instituciones de educación secundaria, media y superior, lo mismo que en los centros laborales, tiene que haber acciones encaminadas a instruir, a que los adolescentes y jóvenes conozcan sus derechos pero también las obligaciones que tienen con la sociedad. Está claro que no es una tarea de lucimiento, que es muy ardua y con resultados a mediano y largo plazo, pero hay que sembrar la semilla del raciocinio.

A muchos adultos se les olvida lo que hicieron en su juventud y más cuando están encaramados en un ladrillo, por lo que todo lo quieren resolver con regaños y castigos, lo que está comprobado se tiene un efecto contrario, por lo que es preferible ir por los caminos de la reflexión y que cada quien entienda que es responsable de sus actos, que si se sobrepasa vendrán los castigos, pero éstos tiene que ser lo último a lo que se deba recurrir, no como una norma o una política gubernamental.

GUARDAR SILENCIO

El supremo gobierno tiene la fórmula para ahorrarse las investigaciones que por ley debería llevar a cabo a fin de llevar ante el juez al que delinca, lo que de nuevamente se observa con la persecución que se hace a los ex funcionarios de la pasada administración federal. Ofrece indulto o un castigo benigno al que denuncie a un compañero o compañera de correrías y es lo que hoy se acoge Emilio Zebadúa González, ex oficial mayor de Sedatu y Sedeso, al igual que lo hace el ex director de Petróleos Mexicanos, Emilio Lozoya, que por tal de salvar el pellejo son capaces de darle la espalda a quienes los protegieron durante varios años. Lo contrario se vivió en Aguascalientes en 1975, cuando fueron apresados varios trabajadores de los talleres ferrocarrileros, a quienes les ofrecían el indulto si delataban a los “peces gordos” en el robo de materiales, pero se mantuvieron en su postura de que no eran culpables y por lo mismo desconocían si había responsables, por lo que al no comprobarles algo fueron liberados y recuperaron su trabajo, sólo uno fue trasladado a la ciudad de México en donde fue sometido a toda clase de vejaciones y torturas y ni así lograron arrancarle una confesión que involucrara a altos funcionarios de Ferronales, que era el meollo de todo. Si sabían algo o no nunca declararon lo que querían los agentes policíacos y tampoco firmaron algún escrito, en cambio hoy se hace por tal de salir del estercolero en que nadaron por largo tiempo.