Se dice que actuar a tiempo es caminar sobre terreno seguro, lo que bien se puede aplicar a lo dispuesto por el gobernador Martín Orozco, de posponer dos meses la Feria Nacional de San Marcos y al mismo tiempo adelantar vacaciones escolares.

De igual manera, se frenó – momentáneamente – el inicio del beisbol profesional y en el futbol de paga queda suspendido el campeonato “hasta nuevo aviso”, luego de que la jornada que concluyó el domingo pasado se jugó a puerta cerrada.

El sábado anterior, tras difundirse la mayor parte de esas noticias, hubo comentarios de todo tipo, los más de conformidad, ya que al hacerlo se cuida la salud de la población en general. Es indudable que económicamente es un golpe muy severo para quienes ya invertían en arreglar los locales para la Feria y las empresas de toros y espectáculos que habían hecho las contrataciones respectivas, inclusive la cancelación de la temporada de novilladas, disposición aplicada a rajatabla el mismo domingo cuando se tenía todo armado para llevar a cabo la lidia, pero ante el avance del tristemente célebre coronavirus no había otra opción, porque de haberla llevado a cabo congregaría a cerca de 3,500 aficionados que cada final de semana se dan cita en la plaza de toros San Marcos.

El domingo y ayer se vivió un ambiente de inquietud, ya que nadie sabe si lo que hoy tiene lugar puede derivar en algo peor. Esto hizo recordar lo vivido en  junio de 1967 cuando la guerra de los seis días entre palestinos y judíos. Las noticias de prensa, radio y televisión daban cuenta que atrás de todo estaban las grandes potencias lo cual podría desencadenar la Tercera Guerra Mundial, por lo que en un acto reflejo los templos de la ciudad tuvieron una asistencia continua y los sacerdotes se mostraban sorprendidos por el número de fieles que se acercaban a confesarse.

En esta ocasión no se ha llegado a esos niveles, seguramente porque hay múltiples formas de seguir segundo a segundo lo que sucede con ese germen y qué hacer para no ser contagiado, pero la intranquilidad surge porque una persona puede estar inoculada y no lo sabe sino hasta que los médicos lo detectan, sin embargo ya pudo haber infectado a varias personas y éstas a su vez a otras, por ello las medidas extremas de encerrar en su casa o en un hospital a los enfermos.

Ante la indecisión de la administración federal de decretar las medidas necesarias, como sucede en España, Italia y Estados Unidos, donde es de observancia obligatoria para todos los ciudadanos, en México cada gobierno estatal ha adoptado las acciones que considera convenientes para salvaguardar la salud de los pobladores, que es el caso de Aguascalientes, donde el titular del Poder Ejecutivo Martín Orozco Sandoval dio a conocer que la Feria de San Marcos se posterga para junio o julio, lo que dependerá que se haya superado la emergencia.

En la edición del pasado viernes 13, se comentó Con Usted que había excitación en la industria sin chimeneas por lo que pudiera pasar con la verbena y se sugirió que de darse el caso no fuera cancelada sino pospuesta, de lo que justamente se informó, aunque será atípico tener la fiesta de primavera en pleno verano, pero es preferible a no hacerla.

Lo que va a estar difícil es cómo tener entretenidos a los hijos durante un mes, que será lo que dure el tiempo que se confía pase la contingencia. En apoyo a padres y madres trabajadoras podría acordarse algunas medidas similares a los que tienen en marcha España, entre el gobierno y los empresarios, de dar facilidades a los padres con un horario flexible y los que puedan desempeñar sus labores en línea lo hagan desde sus hogares, en fin, es cuestión de analizar qué se puede hacer en apoyo a la planta laboral y en dónde tienen mucho que hacer y que decir los líderes sindicales y del sector privado.

EN SACO ROTO

Toda la atención está enfocada en el coronavirus, al estar comprobado que es un padecimiento de rápida propagación, sin embargo se pasa por alto la advertencia de profesionales de la medicina de otros males más letales sin que se adopten las medidas pertinentes.

El médico infectólogo e internista Francisco Márquez Díaz subrayó que en el país debe preocupar más la influenza y un posible brote de sarampión ante los casos detectados en la capital del país, sin que hasta ahora se haya hecho una campaña masiva para evitar su transmisión.

Mientras que del coronavirus sólo hay un infectado en esta entidad, la influenza ya acabó con la vida de seis aguascalentenses en la presente temporada invernal y hay un número creciente de males respiratorios agudos.

El pasado 7 de marzo se informó a través de El Heraldo, que el especialista pidió educar a los menores de 35 años y a la población que no ha conocido el sarampión más que por la vacuna, por lo que “es importante checar que hayan recibido después de los 10 años una dosis de sarampión, los jóvenes que tengan dos dosis antes de los 18 años y por lo menos un refuerzo después de los 18 años”.

Hasta la fecha no hay respuesta de las autoridades de salud para llevar a cabo una campaña intensa de prevención y vacunación contra el sarampión, pese a que el responsable del área de Atención Hospitalaria de la Secretaría de Salud del Estado (ISSEA). Adolfo Tello Esparza, reconoció que desde 1995 no se habían registrado más casos de sarampión en el país sino hasta este 2020, en que a nivel nacional se han reportado cuatro casos, de los cuales, presuntamente, ninguna de las personas estaba vacunada.

En lo que se refiere a la influenza, se tiene seis víctimas en esta entidad, que de acuerdo con el informe de vigilancia epidemiológica por cuarta semana consecuencia tuvo un final funesto y las personas tenían entre 50 y 77 años, además hay 151 casos sospechosos, lo que equivale al 16% de las 950 enfermedades respiratorias graves atendidas en el sector salud.

Un dato de vital importancia es que de los seis fallecidos ninguno había recibido la vacuna contra la influenza y padecían enfermedades crónicas degenerativas, por ello la insistencia de que todos los habitantes estén inmunizados, vacuna que por cierto es gratuita por lo que no hay razón para no recibirla, ya que inclusive hay enfermeras del Sector Salud que se instalan en lugares públicos para ofrecerla, de manera que no tiene que haber pretexto para eludir algo que hace mucho bien.

INJUSTO

Cada vez que se escuchan los comentarios mordaces que se hacen en contra de padres o madres de familia que por alguna razón dejan solos a sus hijos al interior del hogar, o que algún funcionario municipal se le ocurre que debe castigárseles, demuestra de inmediato la nula capacidad de comprender los motivos que hay para actuar de esa manera. Hay jefas de familia que deben ir a trabajar y no tiene quién les cuide a los niños, tampoco pueden pagar una guardería, por lo que no les queda otra opción que dejarlos bajo llave, lo que es aprovechado por una vecina, de esas que nunca faltan, para acusar de abandono de menores por lo que interviene la policía para “rescatarlos” y llevarlos al C-4, hecho que se convierte en un calvario ya que la mujer debe presentar documentación que demuestre que es la madre y luego someterse a una serie de estudios psicológicos junto con sus hijos para, presuntamente, definir si hay maltrato. En caso de que el o los encargados de hacer esa labor determinan que no es apta para atender a sus hijos pasarán al DIF estatal, que luego los pone en lista de espera para la adopción. Aunque todos los casos parecen iguales, tienen desemejanza, por lo que se debe analizar detenidamente cada uno y antes de emitir una sentencia condenatoria ponerse en los zapatos de la madre o el padre de familia, que obligado por las circunstancias debe actuar de esa manera, además de investigar las razones que llevó al o la denunciante para actuar así, en lugar de demostrar empatía con la o el vecino.