Leonardo Márquez

Endurece Secretaría del Trabajo y Previsión Social las acciones de inspección, ya que redujo los plazos para dar respuesta a señalamientos de violaciones a las condiciones generales de trabajo y medidas de seguridad e higiene, en perjuicio de las pequeñas y medianas empresas, alertó la delegación estatal de la COPARMEX.
La administración federal elevó hasta en 27% la regulación a centros de trabajo respecto al anterior periodo, de acuerdo con un estudio elaborado por Coparmex, en donde se encontró más de 200 normas que advierten de una sobrerregulación que ahoga a las empresas, advirtió el dirigente local, Juan Manuel Ávila Hernández.
“Nos pide que cumplamos cosas en las que a veces el portal no sirve y la autoridad no ofrece la herramienta tecnológica. Coparmex no está en contra de la regulación sino de la sobrerregulación, porque en ocasiones sucede que ahogado el niño, se tapa el pozo, y esto es lo que no queremos, debe existir seguridad para los trabajadores”, enfatizó.
Argumentó que con la sobrerregulación se afecta el espíritu emprendedor de los mexicanos y los aguascalentenses, así como se pierde el incentivo y la genialidad de generar un nuevo negocio
El presidente de la Comisión Laboral de Coparmex, Juventino Romero de la Torre, señaló que la modificación del reglamento de inspección publicado en el Diario Oficial de la Federación redujo los plazos de 90 días a sólo 30 días para desvirtuar o corregir posibles infracciones en materia de seguridad y salud, mientras que en condiciones generales de trabajo se redujo de 30 a sólo 5 días.
Indicó que esta medida repercute en que las empresas más pequeñas resulten sancionadas al no tener el tiempo o recursos económicos necesarios para subsanar las observaciones de las inspecciones, mucho menos para afrontar las multas elevadas que se les impongan.
Enfatizó que la Coparmex está de acuerdo con el cumplimiento de la normatividad en materia laboral e hizo un llamado a los patrones a estar atentos a su cumplimiento, aunque reconoció que resulta complejo que micronegocios cuenten con protocolos contra acoso, trata de personas, hostigamiento, entre otras medidas de nueva creación.

Las sanciones previstas en la Ley Federal del Trabajo van de las 50 a las 5 mil Unidades de Medida (UMA), que resulta una afectación considerable para cualquier empresa, de acuerdo con su capacidad económica.