El Colegio de Abogados de Aguascalientes rechaza la forma en que los diputados decidieron elegir al auditor superior del Estado, independientemente del nombre que ahora ocupe el cargo, y es que a la vista quedó que no respetaron el marco constitucional y ese es el principal error, consideró el presidente de este organismo, Fernando Amador Macías.

Quien ahora se encuentra al frente del Órgano Superior de Fiscalización, sólo mostró su interés en ser parte del proceso de elección y atendió una convocatoria, al igual que los otros tantos que hicieron lo mismo, pero los diputados dejaron correr rumores y no los acallaron, antes bien, de un hecho tan sencillo, generaron confusión y eso fue lo que permite la desconfianza ahora de algunos sectores.

Lamentó que sean los hacedores de leyes en Aguascalientes los que se encargaron de pisotearlas, pues para seleccionar a quién ocuparía un cargo de suma importancia para la ciudadanía, pues estará auditando el destino de los recursos públicos, llegaron a consensos y negociaciones, pero se les olvidó respetar la ley como lo evidenció de último momento uno de sus compañeros diputados, que refirió no cumplirse el artículo 27-B de la Constitución local.

Por lo pronto, a través del Colegio de Abogados se ha comenzado a estudiar la posibilidad de recurrir a algún instrumento que eche abajo el acuerdo legislativo mediante el cual se llegó a la elección de un titular del Osfags sin experiencia, pues aunque tenga el deseo de hacer lo mejor de su parte y el mejor trabajo, la exigencia según la ley es que tenga al menos 5 años de práctica en auditoría y no se cumple, sólo para empezar.

La impugnación de inmediato suena ilusorio, pero lo que sí tendrán estos legisladores es el rechazo social, porque no son representantes populares, sino gubernamentales que han transgredido la literalidad de la ley, insistió.

“Pues se debe tener claro que en la Constitución local se exigen los 5 años de experiencia en auditorías para el cargo que ahora se comenta, y el ahora titular no cumple con eso, ha bastado que sea abogado y haya sido auditor externo por 4 años de la Comisión de Derechos Humanos en Michoacán, pero se debe dejar en claro que las instituciones no son una escuela, allí se debe llegar a aplicar el conocimiento y dejar legados, no sólo a aprender y ampliar currículum, como al parecer será el caso”, concluyó.