Claudia Guerrero 
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO: El Presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que abordará con Claudia Sheinbaum la ejecución de su paquete legislativo, conocido como Plan C, e insistió en que debe reformarse el Poder Judicial.

En su conferencia mañanera, planteó que la mayoría de Morena y aliados en el Congreso deberá acordar las modificaciones constitucionales que impulsa, pero antes tiene que hablar con su sucesora porque no quiere imponerse.

-¿Ejecutará el plan C antes de irse?, se le preguntó.

«Es parte de lo que vamos a platicar con la futura o virtual Presidenta electa y luego Presidenta constitucional, Creo que la nueva legislatura inicia en septiembre y yo termino en septiembre», respondió.

«Nos tenemos que poner de acuerdo sobre estas iniciativas con Claudia, no quiero yo imponer nada».

Entre los cambios legislativos que propone el Mandatario está la posibilidad de que los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación sean electos por voto popular, así como la adscripción definitiva de la Guardia Nacional a la Secretaría de la Defensa Nacional.

Al insistirle sobre si le agradaría despedirse de la Presidencia con el Plan C, López Obrador apuntó que la reforma al Poder Judicial es importante porque, acusó, no está al servicio del pueblo.

«Lo voy a hablar con Claudia, la virtual Presidenta electa, lo voy a hablar porque presentamos iniciativas que están en el Congreso, a ver cuáles de esas iniciativas podemos impulsar y que se alcancen a aprobar, como es muy poco un mes, inician los procesos y ya después los diputados, los senadores resuelven, pero lo voy hablar con ella.

«Yo sí pienso que se debe abordar el tema de la reforma al poder judicial porque no es posible mantener un Poder Judicial que no esté al servicio del pueblo, que esté al servicio, como es de dominio público, de una minoría y a veces de la delincuencia organizada y de cuello blanco, debe haber un Poder Judicial que represente a los mexicanos, incorruptible», exigió.

Sin embargo, reiteró que debe negociar con los legisladores entrantes para determinar los alcances de las reformas.

Añadió que ha visualizado alternativas para cambiar al Poder Judicial pero no las considera viables. Incluso, concedió, se dejó al mismo PJ llevar a cabo su transformación pero tampoco resultó.

«Yo he buscado otros mecanismos de reforma al Poder Judicial y la verdad no los veo eficaces, por ejemplo, no se puede pensar en la desaparición del Poder Judicial y crear un nuevo Poder Judicial, algo como lo que hizo Zedillo, no estoy de acuerdo con eso.

«Lo otro es dejarle al Poder Judicial que ellos impulsaran su reforma, pero no tuvimos éxito, siguieron al servicio del poder económico y político. No tuvieron la arrogancias de sentirse libres, demostraron su vocación de vasallos», se lanzó.

Recordó que propone que los jueces, magistrados y ministros lleguen al cargo por voto de la ciudadanía, pues sí hay «gente buena» que puede cumplir los perfiles.

«Entonces, ¿qué propongo? La elección, que el pueblo elija a los jueces, magistrados y ministros, ahí podemos llegar a un acuerdo, se puede matizar sobre los requisitos, pero que al final sea en elecciones libres, pero que al final el pueblo elija quién debe ser magistrado, ministro.

«Y hay gente buena en el Poder Judicial, no todo está podrido», reconoció.