Silvia Guerra

Para casi todos los seres humanos es importante verse bien. Hay mucha gente, tanto hombres como mujeres, que están muy al pendiente de los cambios en la moda, de las tendencias de temporada, de los colores recomendados en ellas, etc. Obviamente, estos son gustos particulares de cada quien y características de ciertas personalidades. En verdad es admirable ver cómo existen personas que dominan todo lo concerniente a la moda actual, y que pueden dar datos de información y consejos de actualidad a amigos o colegas.

Sí considero que siempre será bueno mantenerse actualizado, para no parecer como si se hubiera uno equivocado de siglo a la hora de vestir. Pero como todo, también hay que poner atención a ciertos detalles, tanto para cuidar el presupuesto, como para cuidar la versatilidad y actualidad del guardarropa.

Como sabemos, las modas son eso, modas que pasan de moda (valga la redundancia); tienen ciclos de vida. Todo comienza cuando un diseñador famoso muestra al mundo su nuevo estilo de ropa, que generalmente es muy original, comúnmente muy extremo y excesivamente caro para los “simples mortales” como nosotros. Después entran en escena los fabricantes, que modifican un poco el estilo y lo hacen menos extremo, lo confeccionan en telas de alta calidad, pero todavía sigue siendo caro, solamente accesible y dirigido a personas con un muy alto poder adquisitivo.

Pasa un poco el tiempo, y en el mercado el estilo es copiado y fabricado en serie, decae la calidad y el precio, cosa que lo vuelve más accesible al bolsillo de las masas. Casi inmediatamente después de que esto sucede, el estilo pierde interés para el público y como para los fabricantes deja de ser rentable, éste desaparece del mercado.

Es importante tomar esto en cuenta a la hora de comprar prendas para un guardarropa. Para tener un clóset inteligente, la mayor parte de las prendas deben ser de tipo esencial, versátiles, de esas cuyo diseño es atemporal y sencillo y que podemos fácilmente combinar con muchas otras. De esa manera, cada vez que cambian las tendencias o la moda, te podrás ver siempre a la vanguardia adquiriendo solamente una o dos piezas de esta moda pasajera, que refrescarán el “look” de tu guardarropa cada temporada.

Si un guardarropa completo se basa únicamente en piezas de moda o tendencia, el dueño de ese guardarropa se verá en la penosa necesidad de comprar muchísimas prendas con cada cambio de temporada. No me malinterpreten, ¿a quién no le gusta comprar cosas nuevas? Pero una cosa es comprar una o dos, y la otra es comprar 50… ¡No hay bolsillo que aguante!

Ahorra tiempo y dinero haciendo compras inteligentes.

El Poder de tu Imagen.

silvia@consultoriadeimagen.com.mx

¡Participa con tu opinión!