Tras el fallecimiento de una mujer embarazada registrado en días pasados en el Hospital General del ISSSTE, supuestamente a consecuencia de una negligencia médica, autoridades de la institución antes referida aclararon lo sucedido.
De acuerdo a un comunicado oficial, el pasado 13 del presente mes una persona de sexo femenino con 30 semanas de gestación, que presentaba dolor abdominal y con amenaza de parto prematuro, acudió a recibir atención médica especializada, siendo atendida por el médico de guardia en urgencias. Durante su estancia se le realizaron estudios de laboratorio, así como un ultrasonido, detectándole un posible cuadro de apendicitis, por lo que fue canalizada con el cirujano en turno. Por lo anterior, la paciente fue trasladada al área de ginecología en condiciones estables.
A la mujer le fue aplicado un antibiótico para atender una infección en las vías urinarias, que formaba parte de su tratamiento médico particular, presentando problemas de respiración, por lo cual se iniciaron maniobras de reanimación básicas, con oxígeno suplementario, para atender problemas de asma bronquial. Posteriormente, la paciente presentó paro cardiorrespiratorio, activándose el Sistema de Emergencias Intrahospitalario; al no obtener mejoría al tratamiento inicial de emergencia, se procedió a la activación del Código Mater, donde se actuó con un equipo multidisciplinario compuesto por médico urgenciólogo, médico anestesiólogo, ginecólogo, así como médico pediatra, médico intensivista, además de médico general, entre otros profesionales más, con el objeto de salvaguardar la integridad de la madre primeramente y del feto.
Debido a las condiciones de la paciente que entró en paro cardiorrespiratorio secundario al choque anafiláctico, se tomó la decisión de interrumpir el embarazo, obteniéndose un producto en paro cardiorrespiratorio y trasladándose de inmediato a la unidad de cuidados intensivos neonatales, en donde se le brindaron las maniobras de reanimación avanzada por parte del médico neonatólogo, pediatra, y enfermeras especialistas, sin buena respuesta a la reanimación.
Al extraer el producto se procedió a revisar el apéndice por parte de cirujano, el cual decidió extirpar el apéndice, encontrando un apéndice edematosa; se terminó el procedimiento quirúrgico, siendo valorada por el servicio de la unidad de terapia intensiva, decidiendo su ingreso de inmediato a la unidad antes mencionada, en donde se da manejo de soporte vital avanzado, sin respuesta al mismo, declarándose el cese de las funciones vitales de la paciente. Personal de Servicio Médico Forense se encargará de esclarecer las causas de la tragedia.