Aceptó su error y se disculpó con Osorio

CDMX.- Desde su inicio, la serie El Último Rey: El Hijo del Pueblo motivó un escándalo por la demanda que entabló la familia de Vicente Fernández, y llegó a su fin con otra controversia: su protagonista, Pablo Montero, no llegó a grabar la última escena.
Todo el equipo de la producción esperaba al intérprete de Chente en el Estadio Azteca, inmueble que había sido rentado para escenificar el desenlace.
Juan Osorio, productor de la serie de Televisa, expuso su descontento públicamente y vinculó la falta del actor con problemas de alcoholismo, al grado de no querer saber ya nada de él.
Ahora Pablo respondió a lo sucedido.
«Estaba tronadísimo. Venía de una carga de trabajo muy fuerte. Me fui cuatro días a Nueva York a presentar la serie, luego llegué al rancho, estuve grabando dos días y me quedé a una comida, y al día siguiente tenía la escena.
«Estaba muy cansado, que no es excusa, nunca va a ser excusa. Siempre tienes que dar el máximo, y lo he dado, pero bueno, somos humanos, cometemos errores, pero lo importante es aceptarlo, expresarlo y trabajarlo, y en este caso, obviamente, a la persona indicada, que fue Juan», declaró el actor, de 47 años.
El artista se reunió con Osorio hace una semana y se disculpó por su comportamiento. (Lorena Corpus/Agencia Reforma)

¡Participa con tu opinión!