Omar Fares
Agencia Reforma

GUADALAJARA, Jalisco.- Renato Ibarra sí tendrá otra oportunidad en el futbol mexicano, pero ya no con las Águilas del América.
Después de pedir perdón y clamar por una nueva ocasión para jugar, el ecuatoriano logró que el club americanista lo colocara a préstamo en el Atlas.
Según ESPN, Ibarra se reducirá el sueldo, mismo que cubrirán en un 50 por ciento las Águilas y la otra mitad lo hará la directiva rojinegra. Además, los azulcremas buscarán incluir a un canterano atlista en la operación.
Renato entró en el ojo del huracán desde marzo pasado, al ser detenido por la policía de la CDMX tras ser acusado de golpear varias veces a su pareja Lucely Chalá, quien en ese entonces estaba embarazada y debido al ataque estuvo cerca de abortar.
Después de rendir su declaración en el Ministerio Público, Ibarra fue trasladado al reclusorio por el delito de “tentativa de feminicidio”. Fue liberado tras llegar a un acuerdo con Chalá.
“Ofrezco mis más sinceras disculpas por lo que pasó aquella noche en donde hubo una discusión verbal, más no una agresión física. Estoy totalmente arrepentido de lo que pasó ese día. Pido de todo corazón una segunda oportunidad. Voy a trabajar en pro de las mujeres para que sus derechos sean respetados”, afirmó Ibarra el pasado 26 de junio.
Esas palabras no le alcanzaron para quedarse con América finalmente, pero sí para que Atlas le brindara esa oportunidad para seguir en las canchas de la Liga MX, entre un mar de controversia y el debate abierto respecto a si acaso la merecía.