Mariana Morales
Agencia Reforma

OXCHUC, Chiapas.-En una votación a mano alzada, indígenas tzeltales de la región Alta de Chiapas aceptaron ayer la aplicación “voluntaria” de la vacuna contra Covid-19.
En una asamblea, representantes de 131 comunidades alzaron su bastón de mando, a modo de votación, para que en el hospital comunitario se pueda instalar un módulo de vacunación.
En este municipio, que cuenta con un hospital básico comunitario y 12 clínicas de la Secretaría de Salud Chiapas para 131 comunidades, aún hay desconfianza por la inmunización.
Hasta ayer, de los 41 mil habitantes sólo 10 de ellos habían pedido al coordinador de Salud Municipal, el médico Iván Santiz, ser registrados para la aplicación.
“Los hacemos de manera discreta para que otros no se enteren, porque creen que con la vacuna puedes morir”, contó.
Santiz contó que son sus colegas de las 12 clínicas y del hospital, quienes explican a los tzetzales por qué se deben de inmunizar contra Covid-19.
Sin embargo, el 60 por ciento de la población no habla español y en comunidades como Chacamuc, donde sus habitantes tienen que caminar 20 minutos para encontrar la clínica, no saben de vacunación.
“Ah… de ese coronavirus nadie nos ha explicado por qué la vacunación. Si nos da gripa con pastillas y té”, dijo Cecilia al asistir a la asamblea de hoy.
Ella como seis mujeres indígenas que ayer asistieron contaron que la información de la vacunación les llega vía WhatsApp.
Las cifras oficiales con corte hasta ayer registran que en este municipio hay cinco indígenas con el nuevo coronavirus y ningún fallecido por esa enfermedad.
En la asamblea en la que no hubo sana distancia, ni se portaba cubrebocas o se proporcionaba gel anti bacterial, dos indígenas tomaron la palabra para explicar en tzetzal que debido a que algunos sí y otros no quieren la vacunación, es mejor dejarlo de manera voluntaria.