Claudia Guerrero y Rolando Herrera
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Aunque México no ha pagado ni entregado la documentación para ser parte del Programa para la Evaluación Internacional de los Estudiantes (PISA) 2025, ayer el Presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que el País sí participará en el ejercicio.
El Mandatario federal sostuvo que el País formará parte de ese ejercicio de evaluación, a pesar de que especialistas y funcionarios de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) alertaron en días pasados sobre el desinterés mostrado por el Gobierno federal.
En su conferencia mañanera, el Jefe del Ejecutivo aseguró que México formará parte de cualquier mecanismo que apoye a la educación.
«Sí, participamos, sin ningún problema», respondió a pregunta expresa sobre el tema.
«Todo lo que tenga que ver con la educación se apoya. He estado viendo eso, de que hablan que no vamos a participar, pero sí».
– Es que no se han realizado los trámites necesarios ni se han realizado los pagos, se le advirtió.
«No sé en qué consiste (el problema), pero si la aceptamos y estamos abiertos a todas las evaluaciones», respondió.
«Estamos abiertos hasta a los estudios que hicieron sobre el manejo de la pandemia, que de pura casualidad lo dieron a conocer ahora que hay elecciones, acusándonos de que manejamos mal todo lo relacionado con la pandemia».
El 27 de abril, en REFORMA, diversos especialistas alertaron sobre la posibilidad de que México dejara de participar en la prueba, lo que repercutiría en la educación de los niños.
Los malos resultados del País en la prueba PISA 2022 encendieron los focos rojos sobre un retroceso educativo tras la pandemia, ya que fueron inferiores a los alcanzados en 2018 en matemáticas, ciencia y lectura.
A finales de abril, México debió haber entregado a la OCDE la documentación para formalizar su participación, además de enviar su aportación económica, de cerca de 210 mil euros.
Además, no asistió a las reuniones realizadas en marzo para tener detalles sobre la prueba, ni mostró intenciones de realizar exámenes piloto.
El 28 de abril, la OCDE confirmó que México no había cumplido con los requerimientos e incluso, envió una carta para promover que se abogue por una reconsideración con el Gobierno federal.
En la misiva con fecha 26 de abril, Andreas Schleicher, director de Educación y Competencias de la OCDE, dirigió seis párrafos a la presidenta de la Comisión Nacional para la Mejora Continua de la Educación (Mejoredu), Silvia Valle Tépatl, para que lo oriente sobre cómo conservar la participación de México en la prueba dirigida a alumnos de 15 años.
Aclaró que, si bien la decisión de participar puede esperar hasta finales de 2024, esto sólo será posible si México realiza una prueba de campo este año.
En diciembre del año pasado, el Presidente consideró que PISA -aplicada desde el año 2000 en todos los países de la OCDE- no se debe tomar en cuenta porque fue creada por el neoliberalismo.