Staff
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Un juez federal estadounidense autorizó que Joaquín «El Chapo» Guzmán sea sometido la próxima semana a un examen psicológico, luego de que su defensa argumentara un deterioro en su salud mental debido al aislamiento en el que se encuentra por las «estrictas» condiciones carcelarias en Nueva York.
Durante una audiencia preliminar en la Corte de Brooklyn, el magistrado Brian Cogan determinó que la psicóloga Cynthia Munro tendrá la autorización para practicar el examen a «El Chapo», pero sin tener contacto físico con el presunto líder del Cártel de Sinaloa.
El abogado Eduardo Balarezo dijo que el narcotraficante extraditado el 19 de enero se encuentra bajo confinamiento solitario 23 horas al día, en una celda sin ventanas.
Asimismo señaló que los guardias de prisión sólo le permiten una biblia y un diccionario, que son revisados antes de entregárselos, y que no le han entregado cartas de su familia.
«Su memoria falla, tiene problemas físicos, no recuerda nombres, fechas», explicó al finalizar la audiencia.
«Yo no estoy argumentando que no sea competente. Estoy argumentando que las condiciones bajo las que ha estado durante los últimos nueve meses (…) le están afectando».
Guzmán Loera acudió a la Corte vestido con uniforme de prisión luego de ser trasladado allí desde Manhattan en medio de un aparatoso esquema de seguridad, que incluyó un cierre temporal del icónico puente de Brooklyn. En la sala el capo saludó a sus familiares entre ellos su esposa Emma Coronel y sus dos hijas gemelas.
Durante la audiencia, «El Chapo» aceptó que Balerazo -quien también defendió a Alfredo Beltrán Leyva- sea quien lo represente, luego de que el magistrado advirtiera un conflicto de intereses y que el abogado no podrá usar en el juicio información que le proporcionó el otro capo mexicano.