Claudia Guerrero
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Aunque criticó los términos en los que fue aprobada la figura de revocación de mandato en el Senado, el Presidente Andrés Manuel López Obrador dijo ayer que acepta la reforma.
De gira por Puebla, el mandatario llamó antidemocráticos a los legisladores de oposición por establecer demasiados requisitos para que se realicen las consultas, pues consideró excesivo imponer el requisito del 3 por ciento del padrón de electores.
“La verdad es que la oposición no quiere la democracia participativa, son bien antidemocráticos, con todo respeto, cómo no van a querer la revocación de mandato, si es una práctica fundamental de la democracia. Si el pueblo pone y el pueblo quita, por qué tantos obstáculos, por qué tanta tardanza para aprobar que se les pregunte a los mexicanos”, señaló.
“Y ahora aceptan, pero con condiciones: primero, 3 por ciento del padrón, estamos hablando de que hay que reunir, si el padrón es de 85 millones de mexicanos, sería como 2 millones y medio de firmas ¿Por qué tanto? Con un millón, que la pongan más sencilla”.
En su conferencia matutina, López Obrador también criticó que la consulta se realice hasta 2022.
“Imagínense, están mandado la consulta para la revocación de mandato hasta febrero del 2022, es mucho, pero no porque sea mi caso, sino por qué aguantar tanto a un mal gobernante, que ya en dos años se sabe, hasta es mucho, hasta menos”, expuso.
“Pero aun con eso, yo acepto, acepto, porque lo importante es que quede establecido en la Constitución el procedimiento”, expresó.
Con la mayoría de Morena, el jueves pasado se aprobó en comisiones del Senado el dictamen de la revocación de mandato.
El martes próximo se dará primera lectura y el jueves se votará en el Pleno.