Antonio Baranda y Claudia Guerrero
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- El Presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró ayer que no ha ejercido presión contra jueces para que autoricen el reinicio de los los trabajos del Tren Maya, y aseveró que se están acelerando las obras por el tiempo perdido.
En la conferencia mañanera, dijo que en todos los casos de amparos promovidos contra el proyecto el Gobierno federal ha presentado la información requerida por los jueces.
«Nosotros no ejercemos presión contra nadie y lo que hicimos en el caso del Tren Maya fue presentar toda la información que nos solicitaron y además hacer uso de la facultad que tenemos para declarar una obra de interés público, de interés nacional, de seguridad nacional.
«Y eso fue lo que hicimos, mientras se resolvían los amparos hubo este decreto que nos permitió avanzar y qué bien que ahora ya el juez está desechando todos esos amparos», indicó.
Esta semana se negaron todas las suspensiones definitivas en los amparos promovidos en contra del Tren Maya, que prohibían las obras del Tramo 5 Sur, de Playa del Carmen a Tulum.
Tras la eliminación de dichas suspensiones, ambientalistas alertaron que reinició la devastación de selva, así como de cavernas que conservan especies endémicas y vestigios arqueológicos.
Los ambientalistas colocaron pancartas con la leyenda «paren las máquinas» en las zonas de obras, junto a los trascabos, lo que impidió por momentos que se movilizaran las máquinas.
«Ojalá y estos opositores, conservadores recogieran los sentimientos del pueblo, eso les ayudaría mucho, pero son muy elitistas y no quieren salir de la esfera de confort», señaló ayer el Presidente.
«O, en su ambiente político, ideológico, porque si salieran de esa esfera elitista entenderían».
López Obrador acusó que el amparo ha sido usado por sus adversarios para hacerlo «quedar mal» y detener las obras de sus proyectos prioritarios, como el Tren y el Aeropuerto de Santa Lucía.
«Puede ser que nos detengan como pasó con este tramo este del Tren Maya, dos, tres meses, pero ya estamos y vamos a recuperar el tiempo porque estamos con más equipos e intensificando nuestra acción, nuestro trabajo, para recuperar lo perdido», indicó.
«Quién sabe con qué van a salir ahora, pero pues no van a poder detenernos, y es también legal el que se utilice el amparo y que haya oposición, es normal y además entiendo que estén molestos, y hasta les ofrezco disculpas por las molestias que ocasiona el desterrar la corrupción de México».
El Presidente reiteró que el Gobierno federal cumplirá con el pago de los predios expropiados para las obras del Tren.