Érika Hernández
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Toda la estructura Gubernamental y de Morena comenzó a operar desde la semana pasada el acarreo de asistentes a la contramarcha convocada por el Presidente Andrés Manuel López Obrador luego de la movilización en defensa del INE.
Gobernadores, legisladores y dirigentes nacionales han sido puestos al frente de la organización con miras a superar el millón de asistentes.
En llamadas telefónicas realizadas a comités estatales de Morena, que sobreviven con las prerrogativas pagadas con dinero público, se confirmó que asumirán el costo de los camiones contratados para trasladar a los asistentes a la marcha de este domingo 27 de noviembre.
Mario Delgado, dirigente nacional de ese partido, instruyó a las 32 dirigencias estatales traer desde 3 mil hasta 50 mil personas de sus entidades.
Aunque la apuesta, según morenistas consultados, es que nutran la marcha los simpatizantes del Estado de México y la Ciudad de México.
De la entidad mexiquense se encarga Mario Delgado directamente, por lo que el lunes pasado sostuvo una reunión con diputados locales, federales y Alcaldes para ordenarles movilizar «a su gente» por colonias.
Mientras que la movilización de la Ciudad de México la está coordinando directamente la Jefa de Gobierno, junto con su operador y líder de Morena en la capital.
La estructura de los Servidores de la Nación, 19 mil empleados federales, también está convocando a la gente y pegando carteles en las calles. Estos grupos están a cargo de los superdelegados y de la Secretaría de Bienestar.
El martes pasado, la Gobernadora de Campeche Layda Sansores afirmó que ya no alcanzó autobuses para los traslados.
En tanto, ayer el Presidente López Obrador hizo mofa de las críticas del acarreo de simpatizantes, al asegurar que ya no hay ni camiones para rentar.
«Son tantos los acarreados que ya no hay camiones», dijo.
Al acarreo se han sumado organizaciones como la Coalición de Organizaciones Democráticas Urbanas y Campesinas y Qué Siga la Democracia, la cual reunió este año 7 millones de firmas para la consulta sobre revocación de mandato.
Líderes de Opsoción condenaron el acarreo que con recursos públicos se está operando para el domingo y llamaron a documentar la movilización con fotografías.
Mario Di Constanzo, por ejemplo, aseguró que desde los superdelegados hasta legisladores tienen cuotas mínimas de movilización de personas para el domingo.
Además, familiares de trabajadores federales se quejaron de que los están obligando a acudir a la movilización .