Esta Semana Santa, y la elevada movilidad social que ella implica en gran parte del país, y que se mide por las visitas que ya tienen los lugares turísticos con mar y pueblos mágicos, podría hacer que la tercera oleada de la COVID-19 se anticipe, lo que pone al grueso de los ciudadanos en alto riesgo, considerando que las nuevas cepas son más contagiosas y resistentes que el coronavirus con el que inició la pandemia en 2020.

Así lo manifestó el presidente de la Comisión de Salud de la Coparmex, René Anguiano Martínez, quien consideró que, si bien varias entidades del país y un par de localidades en Aguascalientes ya se encuentran en semáforo verde, las restricciones por el puente de Semana Mayor debieron incrementarse y limitar el aforo en playas y lugares públicos abiertos, así como decretos de máxime en los cerrados.

El llamado es que ni siquiera los adultos mayores de 60 años que ya fueron inoculados deben aligerar sus cuidados, pues los síntomas de contagio pueden presentarse entre los tres a cinco días, y la vacuna tarda en hacer reacción inmunizante básica en alrededor de 15 días; de ahí que, aunque ya se hayan vacunado, no debería cometerse el error de confiarse y salir de paseo o a lugares con alta concentración de personas.

Pero, además, debe tomarse en cuenta que la vacunación en el país, y en Aguascalientes, avanza lenta. “Hay muy pocos vacunados, todavía se está en espera de la segunda dosis de los mayores de 60 que ya recibieron la primera vacunación y, si bien nos va, se cumple el plazo de la segunda quincena de abril para que todos los adultos mayores sean inoculados”.

No obstante, también será para esas fechas cuando se espera el arribo de la tercera oleada del coronavirus, lo que deja ver claramente que “no alcanzará la primera dosis para proteger a los mexicanos, pues, al menos en Aguascalientes, apenas se está aplicando la primera dosis y, por tanto, para mediados de abril, no se alcanzará la protección necesaria”, de ahí que los cuidados preventivos básicos deben prevalecer.

Sin ánimo de ser pesimistas, recalcó el doctor René Anguiano, “nos va a ir mal si no mantenemos los cuidados y las restricciones, pues la gravedad del virus no ha pasado y el miedo ya se alejó de muchísima gente”.

Consideró que la campaña de vacunación antiCOVID no ha sido la idónea, pues se comenzó al revés, vacunando aquellos lugares con poca población, cuando lo mejor hubiera sido el haber empezado por aquellos lugares en los que hay más gente mayor de 60 años, para lo cual hay censos y padrones que indican su ubicación, aunque no se puede pedir mucho cuando el biológico está llegando a cuentagotas y eso ha provocado que se estén dando “palos de ciego”.