La Guardia Nacional entró al Centro Comercial Agropecuario para apercibir a comerciantes de bodegas y piedras a utilizar cubrebocas y aplicar medidas preventivas contra el COVID-19, y quien no acate la orden se procederá a la suspensión de actividades de los negocios, aún y cuando sean esenciales.
Al informar lo anterior, el presidente del Consejo de Administración, Gerardo Palomino aseveró que los comerciantes que infringen las disposiciones del gobierno federal serán sancionados por falta de disposición a colaborar en estos tiempos de contingencia sanitaria, donde todas las personas son responsables de cuidarse a sí mismas y a los demás.
Adicionalmente, dijo que este miércoles se procederá a una nueva sanitización integral con el apoyo de la Presidencia Municipal, motivo por el cual todos los vehículos y camiones deberán estar fuera del mercado a las 3 de la tarde, para iniciar los trabajos a las 4 y terminar en la noche.
Asimismo comentó que día tras día se ha realizado trabajo de limpieza y sanitización en las áreas públicas del mercado, se lavan banquetas, paredes, tianguis.
En entrevista con El Heraldo, Gerardo Palomino Macías calculó que aproximadamente un 15 o 20% de los negocios que funcionan dentro del Centro Comercial Agropecuario son de giros no esenciales, entre ellos la venta de sombreros, refaccionarias, desechables, entre otros.