Mayolo López
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- El intempestivo retorno al Senado de Olga Sánchez Cordero forzará la salida de Jesusa Cervantes, quien suplió en el escaño a la ex Ministra.
El paso de la actriz por la Cámara alta será recordado por su lucha en favor de la legalización de la mariguana. La ahora ex parlamentaria introdujo, en varias ocasiones, plantitas de mota al salón de sesiones.
En septiembre de 2019, al calor de las fiestas patrias, Jesusa también dio el ‘Grito’ en el recinto parlamentario. Con atuendo indígena, irrumpió en la máxima tribuna con una campana para arengar en contra de la minera candiense Argonaut, que pretendía explotar oro, plata y cobre en terrenos de Dolores Hidalgo, Guanajuato.
“Que se escuche en todo el país el nuevo Grito de Dolores. ¡No a la mina del Cerro del Gallo! No a la explotación de acuíferos. ¡Viva la soberanía nacional! ¡Viva la cuenca (sic) de la independencia! ¡Viva México!”, coreó la polémica senadora mientras tocaba la campana.
En abril de ese mismo año, la actriz escenificó con una veintena de actores –que representaban maíces y estelas– una ofrenda natural para rechazar el uso del maíz transgénico.