Un promedio de cien quejas diarias recibe la Dirección de Reglamentos del Municipio de Aguascalientes derivado de ruido en domicilios particulares o en otro tipo de establecimientos como las taquerías, reportó el titular del área, David Ángeles Castañeda.

“A lo largo de tres meses se realizaron más de 2 mil 700 verificaciones de todo tipo de giros reglamentarios”, informó.

Detalló que desde la llegada de la contingencia sanitaria, las fiestas cambiaron de rumbo y 80 de las quejas cotidianas se relacionan directamente con los vecinos ruidosos en casas y otras 20 proceden de lugares establecidos.

Indicó que mucha gente desesperada por estar en su casa se salía a sus cocheras, sacaban sus bocinas y ponían la música de su gusto a alto sonido, provocando molestias en los vecinos, quienes procedían a hacer los reportes ante la Dirección de Reglamentos.

En entrevista, el funcionario capitalino señaló que en el 90% de los casos de las visitas a domicilios para solicitar que le bajen al sonido lo hacen de manera momentánea, pero apenas se dan la vuelta los verificadores y se marchan cuando el ruido ha regresado, incluso con un mayor volumen, según reportan.

“Todas esas personas reciben un apercibimiento y no cesan las quejas reiterativas a determinados domicilios, y se regresa para exigirles que acaten la normatividad, pero no se les puede sancionar, porque los supervisores de Reglamentos no pueden ingresar al interior de las casas”.

Finalmente, el director de Reglamentos del Municipio de Aguascalientes señaló que entre los establecimientos que no cerraron durante todo el tiempo de quédate en casa estuvieron las taquerías y muchas no acataban las recomendaciones de la autoridad municipal, motivo por el cual fueron clausuradas muchas de ellas durante los tres meses.