Rodolfo G. Zubieta
Agencia Reforma

CDMX.- La riqueza cultural y de razas que componen el universo de Star Wars siempre ha sido uno de los atractivos más fuertes de la franquicia.
Sin embargo, pocas veces se había explotado dicho recurso tan a detalle, dentro y fuera de la pantalla, como en la exitosa serie The Mandalorian.
En ella, el protagonista, un cazarrecompensas llamado Mando, es interpretado por un actor chileno (Pedro Pascal), mientras que el papel de villano recae en un italoamericano de raza negra (Giancarlo Esposito), demostrando que aquella galaxia ya no está tan lejana del mundo real.
“La serie explora la idea de que existe un mundo mejor allá afuera, que podemos acabar con las divisiones, con las desigualdades. Son incertidumbres que existen en nuestro mundo actualmente, en un momento en que la humanidad es clave para conseguir la unión.
“Creo que es maravilloso que sea un show multicultural y que se presente como tal, sin filtros. Creo que The Mandalorian encapsula muy bien los miedos y temas que más atañen a la sociedad actual, y los presenta de una forma muy entretenida y reflexiva”, reconoce Esposito en entrevista.

Imperio añorado
Reconocido por sus papeles nefarios en series como The Boys y Breaking Bad, y colaborador frecuente de Spike Lee, Esposito interpreta al misterioso Moff Gideon.
El personaje toma elementos de íconos como Darth Vader y Moff Tarkin para representar el Lado Oscuro en la historia, cuya segunda temporada se transmite por Disney+.
“Él es un viejo guardián de un mundo imperial ya perdido, pero que ha aprendido a moverse en este mundo más contemporáneo. Me gusta pensar, como fan de Star Wars, que Gideon tiene algún vínculo innegable con Darth Vader. Lo vemos en su armadura, en su capa y en su actitud.
“Todos los Moff (gobernadores en el Imperio Galáctico) que hemos visto eran blancos; recordamos a Peter Cushing como Tarkin, quien era muy táctico, muy político y aristocrático. Gideon se ensucia más las manos, proviene de la milicia y también sabe conseguir lo que quiere, pero al mismo tiempo es todo un guerrero y un líder”.
Lo imponente del personaje se acentúa no sólo por su impecable atuendo y determinación por capturar a “El Niño” o Grogu (conocido por todos como Baby Yoda), sino por poseer una antiguo artefacto mandaloriano: un sable de luz oscuro.
“Me la pasé mucho tiempo en mi sala practicando con el palo de una escoba”, bromea Giancarlo. “Soy un actor muy físico, así que me preparé mucho para honrar y portar como se debe el traje, la armadura, la capa y poder blandir el sable como todo un experto”.
Escrito por Jon Favreau (creador, director y productor del show) especialmente para Esposito, Moff Gideon ganará mucho más relevancia en los últimos episodios de esta temporada, próximos a estrenarse.
“Gideon viene de una galaxia que una vez funcionó y luego se derrumbó, y es por eso que quiere ver algunos elementos de esa galaxia restaurados.
“En algún lugar de su cerebro le gustaría volver a ver orden. Si quiere hacer el bien o el mal, aún no lo sabemos”, puntualiza el histrión, nominado al Emmy por este rol.

ASÍ LO DIJO
“Me emociona mucho interpretar a Moff Gideon, porque no se parece a ningún otro personaje que haya hecho antes. Es muy directo. Te dice de inmediato lo que quiere, y si no lo tiene, va y lo consigue sin importar cómo. Es todo un cab…”.
Giancarlo Esposito, actor.