En este mes de diciembre, la Coordinación de Protección Civil Municipal ha decomisado más de cien kilogramos de productos de pólvora en tianguis, en la vía pública, en comercios particulares así como en tienditas, y hace un estricto llamado a los padres de familia a salvaguardar la integridad de sus hijos.
El coordinador de Protección Civil Municipal, Eduardo Muñoz de León, aseveró que en la actualidad se comercializa pólvora en presentaciones como si fueran dulces de tamarindo, otros parecen paquetes de pilas doble AA, y meten bombas en presuntos juguetes; los fabricantes de esos materiales prohibidos quieren engañar a la autoridad, la cual se encuentra muy atenta en todos los niveles de Gobierno.
Detalló que en esos 100 kilogramos decomisados han estado involucradas unas 30 personas, y sólo se solicita la intervención de la XIV Zona Militar cuando portan grandes cantidades de estos materiales peligrosos.
En la ciudad capital se han registrado más de 10 incendios en casas habitación por manipulación de pólvora por parte de los niños, aunque los padres de familia suelen negar ese hecho, argumentan que obedeció a una falla eléctrica, pero cuando se hacen los estudios se encuentra el explosivo.
Hasta el momento, dijo que únicamente se han tenido pérdidas materiales en el Municipio de Aguascalientes, aunque en otros municipios como Cosío ya se registraron casos de niños lesionados por el uso de la pólvora.
“Es urgente mover la conciencia de esas personas que andan comprándole la pólvora a los niños como un instrumento de juguete, cuando no lo es, por lo que no debe ser entregada a los menores de edad, debe saberse que la pólvora se activa cuando hay humedad”, advirtió.
Agregó que el principal elemento de la pólvora es el metal y cuando éste se oxida se activa con la humedad y puede explotar, motivo por el cual debe observarse qué compran los niños en las calles, porque hoy en día los fabricantes utilizan envolturas para confundir, razón por la cual se debe estar más vigilante y platicar a los niños sobre los riesgos.
Finalmente, señaló que la venta de estos productos prohibidos se realiza con regularidad en la zona oriente citadina, y si explotan pueden cortar las manos e incluso hasta segar la vida de un niño.