Se ha pedido, casi suplicado, que exista ceñimiento a las exigencias sanitarias, pero a muchas personas les vale tres cacahuates y prefieren arriesgarse a ser contaminadas por el COVID-19 y luego infectar a sus allegados, dejadez que se ha pagado hasta con la vida. Los hospitales están casi al límite y existe insuficiencia de equipo para atender a los pacientes en sus hogares, además los medicamentos son escasos, lo que por simple razón obligaría a todo mundo a adoptar las medidas máximas de seguridad personal.

Aunque se esperaba que durante enero habría un incremento de enfermos como consecuencia de la ligereza con que se actuó durante los festejos de diciembre, y que conforme pasaran los días vendría un decremento, pero no ha sido así, al grado que no baja la cifra de atendidos y lo más grave, que en los días que van de 2021 se ha registrado un promedio de 12 fallecimientos diarios.

Las condiciones negativas se reflejan en la tabla que publicó El Heraldo el pasado 20 de enero. En los nueve meses que lleva la pandemia en Aguascalientes, a excepción de marzo en que no hubo decesos, se registraron 7 en abril, 34 en mayo, 111 en junio, 124 en julio, 176 en agosto, 203 en septiembre, 268 en octubre, 350 en noviembre y 339 en diciembre, y del 1 al 19 de enero fueron 222, lo que reflejaría claramente el impacto en la sociedad, pero tiene la idea de que “a mí no me puede afectar”, cuando las estadísticas demuestran que la parca no respeta edad ni condición física, consecuentemente la única defensa es cuidarse y cumplir con escrupulosidad las indicaciones del sector salud.

La vida es muy agradable como para jugarle al “torito”. Una vez más se recuerda que si hay que salir de casa debe ser sólo lo necesario, portar en todo momento el cubrebocas, lavarse las manos con gel antibacterial o con agua y jabón, guardar la distancia y eludir los sitios concurridos. Todo ello se puede cumplir sin mayores problemas y hacerlo es velar por sí mismo y por los demás. Téngase presente que el SARS-CoV-2 es sumamente agresivo y la única manera de evitar la transmisión es atender las indicaciones que hacen las autoridades, por lo que hay que colgarse un cartelito en la mente que recuerde a cada momento el cuidado que debe haber.

ES UN MEDIO

La vacunación que tiene lugar contra el COVID-19 de ninguna manera es la solución al macro-problema sanitario, sino una forma de irlo frenando, por lo que aún quienes han sido inyectados están obligados a mantener la cautela, ya que no se sabe si pueden volver a ser infectados, ni cuánto tiempo dura la protección.

De igual manera el ex senador Fernando Herrera Ávila asegura que la administración lópezobradorista tardará más de dos años en vacunar al 70% de los mexicanos, por lo que se requiere la participación directa de los gobiernos estatales, que a través de la Alianza Federalista han mostrado disposición de adquirir el biológico y llevar a cabo su propia campaña, lo que aceleraría el programa que permita salvar miles de vidas; asimismo, subrayó que la entidad central debe dejar de lucrar políticamente con el tema del COVID-19, al desplegar a gran número de “servidores de la nación” y nombrar coordinadores para el mismo efecto, con funciones paralelas a las que desempeña el personal de salud y los soldados.

Por otra parte, en Aguascalientes el titular del Poder Ejecutivo, Martín Orozco Sandoval, reiteró la exhortación a los ayuntamientos para que vigilen más el cumplimiento de las disposiciones de salud, ya que sigue el desenfreno, lo que ha hecho crecer el número de contagiados. Les recordó que en esto debe haber un trabajo mancomunado para que se logre reducir la situación, lo que dicho sea de paso, de no haber corresponsabilidad de presidentes y presidentas municipales podría regresar el cierre de algunos sectores comerciales como única forma de aplacar la dispersión del virus.

El alcalde de Pabellón de Arteaga, el perredista Cuauhtémoc Escobedo, sin hacer alusión a que es el lugar que más problemas presenta de contagios, prefirió derivar sus comentarios en que la disminución de las aportaciones federales prevista en 2021 provocará situaciones de liquidez a los ayuntamientos, principalmente en materia de seguridad y servicios públicos y fue más allá, al considerar que puede caerse en la ingobernabilidad. Adelantó que entre las medidas que se aplicarían están la reducción del gasto interno, descenso de patrullajes y de energía eléctrica, por lo que previendo lo que pueda ocurrir desde ahora pide la comprensión a los pabellonenses sobre lo que avizora en los meses que le faltan para concluir el mandato.

POR TERCERA VEZ

Se trató de salvarla hasta el último momento, pero de antemano se sabía que era una causa perdida, por lo que el anuncio del gobernador Martín Orozco de que por segundo año consecutivo no habrá Feria Nacional de San Marcos, sólo hizo oficial lo que tanto temían diversos sectores que son directamente perjudicados. Es el tercer momento que sucede, la primera fue en 2009, luego en 2020 y ahora en 2021 y lo coincidente es que en las tres ocasiones ha sido por motivos de una epidemia.

En aquel tiempo, cuando era mandatario Luis Armando Reynoso Femat, fue por la invasión de la influenza y ahora es por el COVID-19, aunque éste último virus ha sido más letal, al grado que en menos de un año ha segado la vida de casi 150 mil personas en el país , que además ya canceló la Feria de León y podría anular los Juegos Olímpicos de Tokio previstos a mediados de este año y a nivel nacional continúan postergándose juegos de futbol de primera división por contagio entre los jugadores, que representa uno de los principales atractivos que tienen los ciudadanos.

Orozco Sandoval hizo el anuncio el jueves pasado y dijo que la Feria no será en abril ni en mayo, por lo que al igual que sucedió en 2020, se deja abierta la posibilidad de que sea en el último trimestre, siempre que se tenga una disminución ostensible de contagios y muertes.

En conferencia de prensa virtual, lamentó que ni siquiera se ha logrado el pico de la pandemia que se tuvo en octubre, por lo que nuevamente hay un relajamiento social y en lo que parte de la responsabilidad recae en los titulares de los ayuntamientos, por lo que exigió más esfuerzo: “Tenemos acuerdos muy claros para hacer el trabajo entre todos, lo he dicho una y mil veces, en la capital no puede la Guardia Sanitaria sola para controlar los aforos y horarios establecidos, se requiere del trabajo del área de Reglamentos y de Mercados para la inspección y trabajo en tianguis y mercados.

“Necesito más compromiso de ellos, hay quienes sí se ponen la camiseta y entienden la dimensión del problema, y hay quienes simplemente, alcaldes y alcaldesas, están relajados porque esto desgasta. Todo gobierno desgasta y las decisiones desgastan”.

Lo que le faltó mencionar a Martín Orozco es que en los gobiernos municipales prefieren voltear para otro lado porque exigir el cumplimiento de las medidas de higiene tal como está previsto les resta puntos y esto, políticamente, en un año electoral, no es muy agradable, de ahí que se hacen que la Virgen las habla, pero al hacerlo provoca que crezca el contagio y los fallecimientos, aunque mientras políticamente no les afecte que siga haciendo olas el coronavirus.

ACTO DE JUSTICIA

La entrega de bases que hizo el gobernador Martín Orozco a trabajadores de la educación que tienen una antigüedad de 6 a 20 años, fue una acción de justedad que reviste especial importancia para quienes las recibieron, porque esto les da seguridad en la plaza que ocupan.

Por una razón que hasta la fecha nadie sabe explicar, o no quieren hacerlo, los tres niveles de Gobierno tiene empleados en fragilidad laboral, que pasan varios años en esa condición y el día menos esperado no se les renueva el contrato, por lo que son echados a la calle, al mismo tiempo que durante el tiempo que estuvieron en alguna oficina o dependencia fueron marginados de varios derechos que gozan sus compañeros que tienen base, principalmente las prestaciones que por ley deberían otorgarse y no las reclaman porque saben cuál sería la respuesta.

Cada tres o seis años se hace una “limpia” de los lugares que cubren trabajadores que no tienen la planta, esto como parte de un rito de antigua data para abrir espacios que ocuparán los recomendados y quienes hicieron méritos durante la campaña política, mismos que al paso del tiempo también serán desplazados.

Aunque fue un número mínimo el que esta vez obtuvo la confianza en el trabajo, es digno de saludar lo que hizo el mandatario y ojalá se repita en otros organismos en lo que resta de este sexenio, con lo que se hará justicia a quienes viven en permanente zozobra.

Los favorecidos fueron 38 docentes que laboran en la Escuela Normal de Aguascalientes (ENA) en los niveles de bachillerato y licenciatura, quienes minutos antes de recibir el documento que acredita la base, escucharon la felicitación de Orozco Sandoval por este logro que dijo, es de ellos, ya que por su dedicación y entrega se ganaron ese derecho; al mismo tiempo reconoció el compromiso que han demostrado al formar a las nuevas generaciones de profesoras, quienes al contar con ese bagaje de conocimientos podrán diseminarlos en beneficio de niños y jóvenes. De la misma forma los exhortó a seguir preparándose para mantener el prestigio y calidad que por más de 100 años ha hecho gala la Normal del Estado.

La directora de la ENA, Teresa de Jesús Ramírez Gómez, subrayó que la entrega de bases es una muestra de correspondencia por el desempeño de este grupo, que apuesta por la dignificación de su trabajo y es una señal inequívoca de que la administración de Martín Orozco ha sido a favor del trabajador, ya que anteriormente también ordenó la basificación de personal administrativo, la unificación de salarios, el otorgamiento de premios anuales por antigüedad, el incremento al presupuesto de la Normal y a la bolsa de jubilaciones, entre otros.

Valga reiterarlo, ojalá este tipo de actos se hagan en otras dependencias para que crezca el número de empleados del Gobierno Estatal que reciban la firmeza del lugar que ocupan, con lo que se habrá hecho un ejercicio de ecuanimidad plena.