Dulce Soto
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Las mujeres sin seguridad social diagnosticadas con cáncer de mama en 2020 y que busquen atención en la Fundación de Cáncer de Mama (Fucam) serán referidas al Hospital Juárez de México, el Hospital General de México y el Instituto Nacional de Cancerología.
El Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi) aseguró que el Gobierno federal tiene la capacidad suficiente para atender estos nuevos casos sin intermediarios.
“Ninguna mujer con cáncer se quedará sin atención”, sostuvo el Instituto.
Aunque Fucam negó ayer la atención a mujeres que trataba desde el año pasado, con el argumento de que no llegó a ningún acuerdo con el Insabi y que no tiene recursos, el Instituto aseguró que la fundación se había comprometido a seguir atendiendo a las personas que ya recibían tratamientos, mismos que, aseguró, ya están cubiertos por el gobierno federal.
“Los tratamientos que ofrece la Fucam son financiados completamente por el Gobierno de México, es decir, pagados con el dinero de todos los mexicanos”, explicó.
“En el periodo de 2017 a 2019, el gobierno federal le pagó a Fucam más de 776 millones de pesos por la atención de cáncer de mama. Por ello, tiene la obligación ética, moral y jurídica de continuar la atención de las pacientes que se encuentran actualmente en tratamiento oncológico”, reportó el Insabi a través de un comunicado.
Desde 2008, esta asociación, que asegura, atendía el 7 por ciento de todos los casos de cáncer de mama detectados en México, inició un convenio de colaboración con el Seguro Popular para atender de manera gratuita a mujeres con cáncer de mama de bajos recursos y sin seguridad social.
Al desaparecer el Seguro Popular, Fucam reportó que dejó de recibir recursos.
“Lamentamos comunicarles que el empeño de nuestros intentos y la experiencia que nos respalda no fueron suficientes para concretar una alianza con el Gobierno, lo cual nos deja imposibilitados para seguir brindando atención gratuita a la población más desprotegida del País”, informó la organización en un comunicado.
“Como consecuencia, a partir del día de hoy, la Fundación se ve obligada a frenar la gratuidad, ya que se carecen de insumos y medicamentos para este tipo de atención”.
Fucam explicó que las mujeres que recibían tratamiento integral en la asociación y habían estado afiliadas al Seguro Popular recibirán un resumen de su expediente médico el día de su cita y que podrían buscar atención en el INCan, el Hospital Juárez o el General.