Francisco Esquivel
Agencia Reforma

CDMX.- Bajita la mano, Necaxa ya mueve sus piezas para ganarle la partida al Mazatlán FC y convertirse, al menos por dos horas de diferencia, en el primer equipo en tener gente en la tribuna.
Fuentes cercanas a la directiva confesaron a Grupo REFORMA que el cuadro de los Rayos está a la espera de los permisos de las autoridades locales para poder abrir el estadio Victoria este viernes, cuando reciban a los Xolos.
Después del partido frente a Tijuana, el próximo duelo en casa del Necaxa es el 30 de octubre, en el cotejo de la Fecha 16 contra Toluca; el desarrollo de la pandemia en la entidad en ese par de semanas puede ser clave, pues con un probable semáforo en amarillo la apertura podría extenderse.
El estimado de un 30 por ciento del aforo del estadio para las entidades en color naranja, como lo es Aguascalientes, le quedaría corto al conjunto aguascalentense que en los últimos dos torneos tuvo una asistencia promedio de 14 mil 376, es decir, el 56 por ciento de la capacidad del Estadio Victoria, lo que rebasa el máximo del 50 por ciento que marca el protocolo de la Liga MX para el regreso de la afición a los estadios.
El último duelo del Necaxa en casa se dio el 8 de marzo del 2020, cuando 16 mil 120 personas vieron la caída de su equipo ante Morelia, hoy Mazatlán FC.