Jorge Cano
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- De aprobarse las modificaciones a la Ley del Banco de México (Banxico), que le obligaría a recibir moneda extranjera en efectivo, se pondrá en riesgo al banco central, advirtió el Instituto Mexicano de Ejecutivos en Finanzas (IMEF).
El pasado 27 de noviembre, en comisiones del Senado se aprobó el dictamen por el que se reforma la Ley del Banco de México en materia de captación. El mismo día Banxico alertó que dichos cambios lo ponen en peligro de ser sancionado por autoridades extranjeras. El día de ayer, el IMEF señaló que las operaciones en efectivo conllevan la posibilidad de que recursos de procedencia ilícita se incorporen en el circuito de efectivo en moneda extranjera que administra el sistema financiero y dicho riesgo sería transferido Banxico al imponerle la obligación de recibir los recursos en efectivo. Banxico aseguró que, de darse el caso de recibir recursos ilícitos, podría quedar imposibilitado para llevar a cabo transacciones en moneda extranjera en otros países o incluso que sus cuentas fueran congeladas o confiscadas, ante una sanción.
«El Banco de México es una institución de gran credibilidad nacional e internacional y es un pilar institucional de la economía mexicana. Cualquier Iniciativa que afecte su operación y que coloque en riesgo dicha credibilidad tendría un impacto negativo profundo sobre el entorno para promover la inversión y sobre la estabilidad macroeconómica de México», aseguró el IMEF. Exhortó al Senado de la República a revisar caminos alternativos de apoyo a las familias y empresas vinculadas con las operaciones en moneda extranjera, sin poner en riesgo la operación del banco central y la disponibilidad de la reserva de los activos internacionales del país.
La iniciativa planteada tiene como objetivo central asegurar que las instituciones financieras del País sigan comprando dólares en efectivo que llegan con las personas migrantes y el turismo.
De tal forma, se pretende que Banxico actúe como banco de última instancia para comprar los dólares excedentes e integrarlos a las reservas internacionales o repatriarlos a Estados Unidos. Lo anterior ante la posibilidad de acumulación de dólares en efectivo en el sistema financiero mexicano, resultante de la aplicación de medidas restrictivas por parte del Gobierno norteamericano para el reingreso de dichos recursos a su país, en el contexto de sus actividades para prevenir operaciones con recursos de procedencia ilícita. La Ley del Banco de México data de 1993 y ha sido modificada en siete ocasiones desde entonces, la última vez en 2014 para mejorar la capacidad del banco central de regular a las instituciones financieras. La Ley del Banco de México data de 1993 y ha sido modificada en siete ocasiones desde entonces, la última vez en 2014 para mejorar la capacidad del banco central de regular a las instituciones financieras.