Ante la falta de una estrategia clara y certera para atajar la violencia criminal, es necesario instrumentar un cinturón de seguridad en el Bajío, planteó Fernando Herrera Ávila.

El vocero nacional del PAN sostuvo que la prioridad para los gobernantes de la región, es indudablemente el bienestar de las familias y la continuidad de inversiones en ésta que es una de las zonas más productivas de México.

“De ahí que frente a las 50 mil ejecuciones registradas en 18 meses del gobierno de López obrador, que son el doble de Peña Nieto y el triple de Calderón en el mismo periodo, es fundamental adoptar medidas”.

En ese sentido, Herrera Ávila dejó en claro que los abrazos no han servido de nada para combatir el crimen, por lo que acciones concertadas con entidades vecinas, permitirían frenar a la delincuencia.

“La crisis de violencia y la crisis económica amenazan seriamente la estabilidad del país. Aguascalientes no debe poner en riesgo la paz que hoy disfrutan sus habitantes, por el desinterés y la incapacidad del Gobierno Federal”, advirtió.

Condenó que los decomisos de heroína, metanfetaminas y cocaína han caído 70%, y por si esto fuera poco, el presidente envía señales constantes de amnistía a los criminales.

Por eso ante este peligroso avance, destacó que Aguascalientes no debe poner en riesgo la paz y tranquilidad que han permitido su desarrollo.