Jorge Ricardo
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO .-En su llamada de esta mañana a raíz de los sucesos del jueves en Culiacán, el Presidente Andrés Manuel López Obrador y el de Estados Unidos, Donald Trump, acordaron congelar el tráfico de armas ilegales hacia México, informó el Canciller Marcelo Ebrard.

“México ya había planteado, le dijo el Presidente, y ya estamos trabajando, pero quiero plantearle o comentarle a usted que usando tecnología de los dos países cerremos en la frontera, congelemos el tráfico de armas, que es lo que está causando bajas en México como las que usted acaba de ver, y la respuesta del Presidente Trump fue que le parecía muy bien, que se puede hacer en base a tecnología”, afirmó.

“Entonces, la respuesta fue que se hiciera de inmediato un encuentro entre las autoridades de los dos países, que se presentara en el transcurso de la próxima semana las acciones inmediatas que se van a tomar para lograr el objetivo de congelar, no reducir, congelar, el tráfico de armas hacia México provenientes de los Estados Unidos”, aseguró.

El Canciller aseguró que recibieron una respuesta muy positiva por parte de Trump.

“Fue una respuesta muy positiva, de hecho de la misma tecnología tendríamos que usar para que la droga no pase de México hacia Estados Unidos, cosas que ya sabemos, pero ahora de las armas”, añadió.

En conferencia antes del inicio de un mitin de López Obrador en Nochixtlan, Ebrard precisó que a más tardar el martes, él y Alfonso Durazo se reunirán con el Embajador de Estados Unidos para acordar las primeras medidas.

El Canciller precisó además que la llamada duró 15 minutos y que fue una iniciativa de Trump, donde le refrendó el apoyo al Gobierno mexicano por el fallido operativo del jueves donde se liberó a un hijo del Chapo Guzmán.

Ebrard aseguró que para el Gobierno actual el daño colateral no es aceptable.

“En la doctrina tradicional el daño colateral ya no importa, lo que importa es que tú tengas a una, dos o cinco personas y no importa si se mueren 200 o 300 personas, en el caso de la doctrina nueva que se tiene hoy, lo que se considera es que el daño colateral no es aceptable”, indicó.

Ebrard rechazó que en el operativo hubiera participado la DEA, así como un posible reclamo de Trump por la liberación del “Chapito”.

“Reclamo no, porque es en territorio nacional, además, para ese caso, ellos también tienen extradiciones pendientes nuestras”, sostuvo.