José Díaz Briseño
Agencia Reforma

WASHINGTON, EU.-Los gobiernos de México y Estados Unidos abordaron ayer visiones sobre cómo enfrentar los nuevos riesgos geoestratégicos alrededor del mundo.
Durante un encuentro en Washington con el Secretario de Estado estadounidense, Anthony Blinken, el Canciller Marcelo Ebrard señaló que ambos países discutirían formas para solucionar conflictos alrededor del mundo, así como un fortalecimiento del sistema de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).
«(Abordaremos) también las nuevas situaciones económicas y riesgos geoestratégicos a los que tenemos que poner atención.
«Compartiremos visiones de cómo resolver los conflictos alrededor del mundo y fortalecer la estabilidad de los organismos multilaterales y de las Naciones Unidas para encontrar soluciones pacíficas y prosperidad para todos», dijo Ebrard al ser recibido por Blinken en el Departamento de Estado, sin aceptar preguntas.
De acuerdo con un funcionario estadounidense consultado, la reunión involucraría a una amplia gama de agencias gubernamentales para abordar temas de cooperación económica, competitividad y desarrollo entre las que se incluye el tema energético.
«Nos juntamos para construir una competitividad fuerte en América del Norte, incluyendo el construir cadenas de suministro resistentes y lidiar con otros temas que mejorarán las vidas de mexicanos y estadounidenses por igual, desde seguridad energética, el clima y otras muchas cosas», dijo Blinken.
Derivada de la plática del viernes pasado entre los presidentes Andrés Manuel López Obrador y Joe Biden, la reunión de ayer entre Ebrard y Blinken también incluyó al Consejero de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Jack Sullivan, y a la jefa de la Agencia de EU para el Desarrollo (USAID), Samantha Power.
Previo a su encuentro en el Departamento de Estado, Ebrard sostuvo una reunión con el Secretario de Seguridad Interna de EU, Alejandro Mayorkas, en la cual abordaron los flujos de migración irregular y la construcción de infraestructura comercial fronteriza entre Chihuahua y Nuevo México.
El Gobierno mexicano estudia cambiar el trazado de un importante enlace ferroviario entre México y Estados Unidos para que en lugar de pasar por Texas lo haga por Nuevo México.
El tema estuvo en la mesa durante el encuentro entre Ebrard y Mayorkas, según confirmó Roberto Velasco, responsable de asuntos para América del Norte de la Cancillería mexicana.
«Excelente reunión con @SecMayorkas. Visión y manejo regional de la migración, más alternativas de desarrollo y vías legales, así como avances en infraestructura con Nuevo México que permitan generar alternativas inmediatas para el flujo comercial que hoy pasa por Texas», escribió el funcionario en su cuenta oficial de Twitter.
México había considerado una ruta a través de Texas, pero ahora apuesta por unir los puertos marítimos mexicanos en el Pacífico con el cruce de San Jerónimo-Santa Teresa en Nuevo México.
El encuentro de ayer tuvo lugar semanas después de que el Gobernador de Texas, Greg Abbott, impuso inusuales revisiones a camiones en varios cruces fronterizos, con el objetivo de presionar a las autoridades mexicanas y estadounidenses para que aumenten su lucha contra la migración ilegal.
Ebrard lo consideró una especie de «extorsión».
Según un comunicado del Departamento de Seguridad Nacional, el Canciller mexicano también abordó con Mayorkas los preparativos para el final del llamado Título 42, norma instaurada por el ex Presidente Donald Trump en 2020 que permite la expulsión inmediata de los migrantes bajo justificación de la pandemia de Covid-19 sin otorgarles la oportunidad de solicitar asilo.

¡Participa con tu opinión!