Mayolo López
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Invitados por el Presidente Andrés Manuel López Obrador a los festejos patrios, John y Gabriel Shipton, padre y hermano de Julian Assange, estuvieron ayer en el Senado.
Los legisladores morenistas Citlalli Hernández y Héctor Vasconcelos promovieron un diálogo sobre libertad de expresión y de prensa.
Los familiares de Assange demandaron el apoyo de los legisladores morenistas para que aboguen por la libertad del periodista con sus pares de Estados Unidos.
Varios de los invitados portaban pancartas con fotos de Julian, el australiano que detonó el escándalo de WikiLeaks, con el que desató la furia de Estados Unidos.
En abril de 2019, Assange se refugió en la Embajada de Ecuador en Londres, hasta que Ecuador dejó de darle asilo.
Según describió su padre, Julian está recluido en una prisión de máxima seguridad a las afueras de Londres, esperando un proceso legal que podría desembocar, si se hace justicia, en su libertad; aunque el otro escenario sería su extradición a Estados Unidos
«Mi hermano está viviendo un asesinato en cámara lenta», deploró John, vestido de negro como su padre. «Un proceso que cobra facturas sobre su cuerpo», dijo.
John resaltó la existencia de un «movimiento mundial creciente en favor de Julian», con el apoyo de los Parlamentos de Francia y de Alemania.
Su papá declaró que la persecución en contra de su hijo dejaba de manifiesto «el colapso de los derechos humanos».
Consideró que si el Reino Unido hubiera seguido los procedimientos regulares y cumplido con las regulaciones de asilo político, Julian estaría libre.
«Un ejemplo de que la justicia ha sido injusta con él», sentenció.