Fernanda Torres/Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO .-Alex Fernández quiere convertirse en un referente de la música mexicana pero a la antigüita y prolongar así el legado que construyó su familia.
Consciente de que subgéneros como los corridos tumbados dominan el mercado global actual, asegura que busca traer el mariachi de regreso.
«Quiero enfocarme en lo tradicional porque siento que ya lo dejamos atrás y es de donde yo vengo, toda mi familia, esa es nuestra base. Se podría pensar que ahorita lo mexicano está de moda, que es el ‘boom’, que todo el mundo quiere cantar regional, pero no el tradicional; ahí estamos muy mal. Todos quieren cantar el nuevo sonido, los corridos tumbados, pero ya no cantan con mariachi», contó, en entrevista.
El hijo de Alejandro Fernández dijo no oponerse a los nuevos estilos, pero le parece importante presentar a las nuevas generaciones más tradicionales, aunque sea una tarea difícil.
«Hace falta llegar con lo tradicional a las nuevas generaciones, hace falta nueva música que sea exitosa, que sea tendencia. Todo lo que se escucha alrededor de eso ya es de hace muchos años, de mi papá, de algo que hizo antes del 2000. Quienes escuchan esta música son gente que tiene más de 30 años, es difícil conquistar a los jóvenes con lo tradicional.
«Respeto todos los géneros y subgéneros. En lo personal, no escucho corridos tumbados, pero tampoco descarto hacer una colaboración», resaltó.
Por eso, para su nuevo álbum, Estoy a Un Trago Más, que verá la luz en mayo, decidió experimentar con banda, mariachi y hasta country, con el fin de acercarse más a encontrar un sonido propio.
«Es muy variado, mexicano, pero con variedad, hay mariachi, banda. Yo lo veo como un juego y una manera de experimentar para encontrar mi sonido, algo que me caracterice y que la gente sepa que soy yo».
Como adelanto, el cantante, de 30 años, lanzó «Para Proteger Mi Corazón» y «Mi Abuelo Vino a Visitarme», un homenaje a Vicente Fernández; ambas están disponibles en plataformas.
«Es un homenaje a mi abuelo, quise que el video fuera como yo creía que le hubiera gustado. Metí mucho de mi cuchara para que eso pasara. Quise usar el traje de charro, un tono sencillo en el video y folclórico. Salió su tumba en el video y me encantó».
Pese a que su nuevo material explora temas de desamor, Alex vive un buen momento en lo personal, pero eso no le impide cantar con sentimiento, tal y como le enseñó el «Charro de Huentitán».
«Para poder interpretar bien, siempre tienes que meterte en el papel, como los actores. Mi abuelo siempre me decía que si iba a cantar algo que no he vivido, primero intentara vivirlo y luego lo cantara. Uno intenta agarrar las herramientas y usar la imaginación».