Durante la madrugada del pasado viernes, se registró un enfrentamiento en el municipio de Fresnillo, entre integrantes de un grupo de la delincuencia armada y agentes de la Policía Metropolitana de Zacatecas, que dejó como saldo tres sicarios abatidos.

Se sospecha que las víctimas son los mismos que ejecutaron a balazos a un policía preventivo de Cosío el pasado martes 5 de octubre, ya que viajaban en una camioneta Jeep Grand Cherokee, color gris, vidrios polarizados y placas de circulación de Zacatecas, similar a la utilizada por los agresores.

En la fecha de la agresión, siendo las 03:00 de la madrugada, tres policías preventivos de Cosío que viajaban en una patrulla, interceptaron en la carretera estatal No. 164 que conduce al poblado de El Salero, una camioneta con las características antes señaladas, debido a que la detectaron en actitud sospechosa.

Sin embargo, cuando dos de los oficiales se aproximaban, fueron atacados por sus tripulantes con rifles de asalto AK-47 y mataron de un balazo en la cabeza y otro en el tórax al policía preventivo Jorge Humberto, de 31 años, mientras que a su compañero lo hirieron en ambas piernas.

Tras la agresión los sicarios escaparon hacia el municipio de Ciudad Cuauhtémoc, Zacatecas y aunque policías estatales, agentes de la FGE y de la Guardia Nacional, además de policías preventivos de Cosío, Tepezalá y Rincón de Romos implementaron un operativo, no lograron su captura.

Sin embargo, el sábado, la FGE de Zacatecas reportó a la Fiscalía General de Aguascalientes, que el pasado viernes a las 4:40 de la madrugada, policías estatales de la Metropol sostuvieron un enfrentamiento con sicarios, en la calle Monterrey, en la colonia Lázaro Cárdenas, en la ciudad de Fresnillo, durante el cual fueron abatidos tres delincuentes.

A los sospechosos les aseguraron una camioneta Jeep Grand Cherokee, cuyas características coinciden con la utilizada en el ataque al policía preventivo de Cosío. En el interior de la unidad automotriz se aseguraron tres rifles de asalto AK-47, los cuales ya son sometidos a estudios de balística y forense, para determinar si son los mismos que se utilizaron para matar al oficial Jorge Humberto.