El abasto de carne de pollo está garantizado pese a la disminución de la producción de granos requerida para las granjas avícolas, aunque esto implique la importación de granos, señaló el gerente de la Asociación de Avicultores de Aguascalientes, Pedro Pedroza.
Las condiciones de sequía impactan en los costos de producción, con ajustes variables que se han aminorado por las compras consolidadas de insumos para garantizar la producción de huevo y carne de pollo, afirmó.
Pedroza subrayó la necesidad de tener previsiones sobre los insumos, ya que se requiere generar 40 millones de pollos cada 10 semanas para abastecer las necesidades de los consumidores.
Expuso que las expectativas de la producción de granos de maíz en el país no son favorables en este ciclo, por lo que se requerirá adquirir granos de importación, aunque esto implique un mayor costo en la producción.
Pese a los retos que se enfrentan con la sequía, no es posible disminuir el nivel de producción, ya que la demanda de estos productos sigue siendo alta, pues son una parte esencial de la dieta de los mexicanos.
“Este año la situación se ve difícil en Sonora y Sinaloa, donde el Valle de San Fernando se ha visto bastante afectado; en Jalisco y Guanajuato el ciclo está rezagado y no se ve un pronóstico favorable”, refirió.
Indicó que el año pasado se generaron ocho millones de toneladas de maíz, por lo cual se espera que al menos se pueda alcanzar este nivel de cosecha, o de lo contrario se tendrá que recurrir a la obtención de granos desde donde haya disponibilidad.
Pedroza detalló que la engorda de aves se realiza habitualmente con granos mayormente producidos en México, aunque la sequía podría incrementar el suministro de grano desde los Estados Unidos.