Hace aproximadamente una década surgió el mito de que viviendas otorgadas con crédito Infonavit se encontraban abandonadas y/o vandalizadas, aunque son dos cosas distintas, el hecho de que se encuentren en esas condiciones no quiere decir que estén sin pagar, pues si el derechohabiente no ha saldado, el descuento desde la parte patronal se sigue dando, de manera que a pesar de que posiblemente ya no sea deseada esa casa, sigue teniendo dueño.

El presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Desarrollo y Promoción de Vivienda en Aguascalientes, Juan Carlos Rodríguez García, resaltó que “es un mito el abandono de viviendas”, y refirió que este término se derivó del Censo de Vivienda 2010 del INEGI, cuando los encuestadores contabilizaron las casas deshabitadas como abandonadas, lo cual no necesariamente es así.

Esto es porque hay personas que pueden tener una vivienda adicional para pasar alguna temporada fuera y conservan sus casas, y tal vez, cuando los encuestadores llegan a pasar por alguno de sus domicilios, habrá uno en que no haya a quién contar.

En aquel tiempo, comentó, se presentó el atrevimiento de referir aproximadamente 50 mil casas abandonadas, cuando en realidad la mayoría pudieron haber estado deshabitadas al momento de ir a levantar el Censo, por lo que de ninguna manera se pudiera garantizar con ellas, el rezago habitacional, porque, aunque la casa o departamento pudiera estar solo, seguiría teniendo dueño, aunque a éste ya no le agrade el rumbo donde se encuentra o simplemente ya no la quiere.

Ahora bien, hay domicilios que pudieran no estar en condiciones óptimas, y haya quienes consideren que están vandalizadas, no obstante, eso no obsta para que haya moradores que tal vez no han podido darle mantenimiento a su propiedad.

Rodríguez García comentó que, precisamente para amainar ese mito, es que ahora se ha desagregado la vivienda estacional, pues hay personas que han comprado otra casa para salir a otra ciudad, aunque sólo por alguna temporada, pero el hecho de que su casa principal esté deshabitada, no quiere decir que esté en abandono y por tanto, disponible para quien solicite un crédito para vivienda usada, cuya facilidad también la da el Infonavit actualmente.