Todas las vacunas contra el COVID-19 del mercado son seguras y los beneficios siempre superarán a los riesgos, estableció el expresidente del Colegio de Medicina Interna y médico infectólogo, Francisco Márquez Díaz, e hizo un llamado a la población a no perder la oportunidad de vacunarse y tener protección contra el virus.

Luego de los efectos que se han documentado a nivel mundial que produce la vacuna del laboratorio de Astra-Zeneca en algunas personas, en cuanto a que produce trombosis, el especialista comentó que esta situación no sólo ha ocurrido con dicha marca, sino que ha ocurrido con todos los biológicos que se aplican en todo el orbe.

En el caso de la vacuna de Johnson & Johnson, se han documentado 3 casos de trombosis en 4.5 millones de vacunados en el mundo; en tanto que Pfizer tiene registrados 34 en 54 millones de personas vacunadas; y, en el caso de Moderna, hay 5 casos en 4 millones de inoculados. “Son eventos adversos y no quiere decir que todos los que han tenido una trombosis, murieron”.

De acuerdo a los registros de la Secretaría de Salud, hasta el momento sólo se tiene un promedio de 0.2% de riesgo y de eventos adversos graves por la aplicación de las vacunas contra el COVID-19, por lo que, de casi 10 millones de vacunados hasta el momento en México, las hospitalizaciones no llegan ni a 200 casos por reacciones adversas.

Por lo anterior, Márquez Díaz enfatizó que, “en un universo de personas expuestas a un sólo fenómeno que es la vacunación, una infinidad de variables pueden coincidir sin que necesariamente la causa sea la aplicación de la vacuna; entonces, el beneficio de recibir masivamente la inmunización es proporcionalmente mayor, comparado contra el riesgo potencial”.