El transporte de materiales peligrosos es una labor de especialización y riesgo, es por ello que debe contarse con el equipamiento adecuado tanto de embalaje como en transporte, personal capacitado y planeación de rutas para reducir los riesgos.
La Cámara Nacional del Autotransporte de Carga, Canacar), posee recomendaciones sobre las normatividades a seguir, en primer instancia para cumplir con las Normas Oficiales Mexicanas, las que dependen de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, además de las reglamentaciones internacionales.
Partiendo de que una sustancia peligrosa es aquella que en el proceso de manejo, estiba o transporte, representan alto riesgo para la seguridad y medio ambiente, ya que pueden tener características corrosivas, tóxicas, radioactivas, inflamables, explosivas, inestables, infecciosas o contaminantes.
La importancia de buscar empresas especializadas en el transporte de este tipo de materiales es fundamental, ya que cuentan con la experiencia y brindan alta seguridad.
En materia de normatividades, la NOM-004-SCT/2008 explica los sistemas de identificación de unidades destinadas al transporte de sustancias, materiales y residuos peligrosos.
Pero para definir qué es una sustancia peligrosa, también se cuenta con una normatividad, la cual es la  NOM 002 – 2012, donde se encuentran algunos elementos como el aceite de pino, acetato de mercurio, ácido clorhídrico, ácido sulfúrico, cianuro de zinc, clorato de cobre, gases como el natural, licuado con diversas variantes, entre otras muchas.
El caso de la NOM-019-SCT2/2015, tiene como objetivo establecer especificaciones técnicas, además de disposiciones generales para garantizar limpieza, control de remanentes y manejo de residuos peligrosos generados en las unidades vehiculares. A la par indica los requisitos que deben cumplir las Unidades de Verificación e información que deberá contener el documento que acredite el proceso de limpieza.
Otra de las normas es la que rige el transporte terrestre y clasificación del mismo, además de que es dividido en transporte público, mercantil, privado y transporte particular.
La especialización debe ser muy cuidadosa, ya que algunas normas son especializadas de acuerdo al tipo de sustancia que se transporta, por ejemplo la NOM-027-SCT2/2009, en la cual se especifican los envases, embalajes, recipientes intermedios a granel, cisternas portátiles y transporte de las sustancias, materiales y residuos peligrosos de peróxidos orgánicos.
También se cuentan con normatividades para el diseño y construcción de autotanques, pero en este apartado hay tener la conciencia de que cada tipo de tanque es diferente de acuerdo a la sustancia transportada, por lo que hay que cumplir con las NOM 057 y NOM-020-SCT2-1995-17111997.
Se debe tener especial énfasis en los factores de seguridad en el transporte, además de la capacitación del operador, aptitudes y alerta, también en la especificación del vehículo, conocimiento de las rutas y condiciones climáticas.