Salvador Rodríguez López

A la agrupación Ciudadanos Unidos por la Recuperación del Agua (CURA) le urge que el Instituto Estatal Electoral (IEE) resuelva la solicitud del plebiscito que presentaron, con el cual pretenden que los ciudadanos definan el destino de Veolia, período de respuesta que está sobre la marcha.

El 20 de agosto el IEE se comprometió que en 15 días hábiles les informaría si el Instituto Nacional Electoral (INE) validó nombres y firmas de las personas que suscribieron la demanda para poder llevar a cabo la votación, misma que los organizadores pretenden que a sea a más tardar en diciembre próximo.

Un tanto fuera de foco los peticionarios presionan para que a la mayor brevedad les defina el IEE si se hará la consulta ciudadana, puesto que ellos mismos reconocen que el Instituto Electoral recibió el 20 de agosto las firmas requeridas y que en 15 días hábiles determinaría si todo se ajusta a lo que dispone la ley, por lo que se está dentro del plazo fijado.

Miguel Ángel Medina Mercado, miembro de CURA, afirmó que el propósito del movimiento es exigir la salida de la concesionaria del agua entubada, mediante la cancelación del título correspondiente y recurrieron al IEE en función de lo que dispone el Código Electoral y la Ley de Participación Ciudadana del Estado, para que ese organismo autorice la ejecución del plebiscito, que se puede realizar con la petición del 1% de los inscritos en el Padrón Electoral, mismo que al corte del 31 de diciembre de 2019 se constituía de 658,680 ciudadanos, por consiguiente el 1% son 6,579, pero se recolectaron 9,058 firmas, más que suficiente para que se lleve a cabo.

Previo a la recolección de rúbricas, el uno de junio los promotores recibieron del IEE  la declaración de procedencia para llevar a cabo esa acción, por lo que el 20 de agosto entregaron las firmas requeridas y sólo faltaba que el INE autenticara que todos los que aparecen en las hojas están anotados en el Registro de Electores.

De entonces a la fecha “no ha pasado nada”, aseguró Medina Mercado, por lo que urgen al Instituto Electoral que precise que todo está en orden y además que se comprometa a llevar a cabo el plebiscito, por lo tanto “apelamos a su buena fe por ser un organismo ciudadano y no desestimamos su labor, sino que queremos que coadyuve para realizar este plebiscito”, sostuvo.

Para el cumplimiento del mismo se prevé la instalación de 1,200 casillas en todo el municipio de Aguascalientes y para que el procedimiento sea válido deberá votar un mínimo del 40% de los 280 mil empadronados, para ello confiamos en que la situación de la pandemia no sea un pretexto para no autorizar el plebiscito”, reiteró el activista, aunque en este punto todo gira en torno a lo que determine el Sector Salud, teniéndose en cuenta que las condiciones sanitarias prevalecientes no han sido un pretexto para la cancelación de la Feria Nacional de San Marcos ni la Feria de las Calaveras ni para el cierre de empresas, sino una necesidad de evitar el contagio, por lo que si se considera que el plebiscito podría ser un factor de propagación del virus podría cancelarse o postergarse.

Es cierto que los aguascalentenses están hartos de los compromisos incumplidos de Veolia, por lo que exigen a las autoridades municipales que asuman su papel y demandan el total cumplimiento del título de concesión, pero no por eso se va a poner en peligro de contagio a quienes pudieran acudir al plebiscito, por lo que tanto todo tiene que ser en su justa dimensión y así lo deben entender los organizadores.

NI UN PASO ATRÁS

Con una actitud ejemplar, la asociación de Mujeres Empresarias Mexicanas (Memac), capítulo Aguascalientes, mantienen enhiesto el propósito de hacer más con lo que hay, aprovechar cuantas oportunidades se presenten y en donde sea necesario aplicar la reingeniería correspondiente.

Mientras que en otros sectores hay desaliento, entre ellas es todo lo contrario, porque saben que en la resistencia está la fortaleza y aún cuando el momento que se vive por motivo de la pandemia tiene sus bemoles, una vez que se supere podrán mirar en toda su extensión el bosque.

La recién ratificada como presidenta a la asociación, Elvia Alicia Jaime García, al rendir juramento para el período 2020-2021 hizo un reconocimiento a todas sus compañeras, por el esfuerzo que hacen para no dejarse vencer por las vicisitudes, lo que ha sido posible en virtud de una participación muy activa, reordenamiento presupuestal, eficacia y empuje, situación que da como resultado que se proteja más de 2,500 empleos, que en todo caso es su mayor compromiso.

En el mensaje que dirigió, la dirigente subrayó que “lejos de vernos relegadas, las mujeres hemos hecho esfuerzos por reactivarnos, haciendo uso de las plataformas digitales para salir adelante”, por consiguiente, para aprovechar capacidades y experiencias se han aplicado nuevas tecnologías en las empresas.

El compromiso de la directiva naciente es ofrecer el acompañamiento que requieran las socias en cada uno de los temas, de manera que puedan proyectar los negocios hacia un mejoramiento continuo y de esta manera alcanzar el siguiente nivel.

Elvia Alicia Jaime reiteró que “hoy más que nunca estamos obligadas a redireccionar esfuerzos y por esta razón trabajaremos en el fomento del sector empresarial con el uso de plataformas digitales para el desarrollo de soporte técnico y capacitación continua, que permita a todas las empresarias estar a la vanguardia y enfrentar las necesidades que la situación actual exige”.

Para esta segunda etapa al frente de la Memac, se comprometió a seguir tocando puertas en los tres niveles de gobierno y trabajar tenazmente para alcanzar las metas que se ha propuesta y las que tengan sus compañeras, ya que hoy más que nunca se requiere de una entrega absoluta de todos los sectores productivos para que el estado y el país se proyecten a nuevos estadios de desarrollo.

Es indudable que las empresarias dan muestra de que con unidad y decisión se pueden alcanzar las metas que cada quien se proponga, lo que ojalá sea imitado por otros sectores, para que en poco tiempo Aguascalientes recupere espacios en materia de crecimiento y empleo.

INEXACTO

Asegura Humberto Martínez, dirigente de los comerciantes establecidos, que “partido político que no se renueve quedará extinto”, lo que no pasa de ser un deseo frente a una tasa de café o de chocolate, porque en la práctica se suceden las elecciones y ahí siguen, el mejor ejemplo es el Partido del Trabajo (PT), que tiene años que no cambia de directiva y que no gana una elección y sin embargo está vigente con sólo captar el mínimo de votos que dispone la ley electoral. Otro es el Partido de la Revolución Democrática (PRD), que conserva el registro con alfileres y su única labor es convocar a conferencias de prensa y enviar boletines a los medios, métodos arcaicos que de cualquier manera lo mantienen vigente. El Partido Encuentro Social perdió el registro porque ni siquiera fue capaz de obtener el 3% de la votación total en las elecciones federales de 2018, sin embargo volvió a solicitar su inclusión y recién la acaba de lograr, ahora con el nombre de “Partido Encuentro Solidario”, con lo que tiene derecho a las suculentas canonjías económicas que otorgan el Instituto Nacional Electoral (INE) y los institutos estatales electorales. Ya ni hablar del Partido Verde Ecologista de México (PVEM), que como las chicas de tacón dorado sirven como damas de compañía de alguno de los partidos grandes y dispuesto a servir de lo que sea y para lo que sea; antes lo hizo con el PRI, luego con el PAN y ahora con Morena, lo cual le ha permitido hacerse de senadurías, diputaciones federales y locales, regidurías, de algunas alcaldías y delegaciones federales o puestos en los gobiernos estatales y municipales. Por lo descrito, es erróneo lo que señala Humberto Martínez, de que “si los partidos políticos no evolucionan, habrán de extinguirse”, como también está equivocado al considerar que “los políticos son el sector de la sociedad más desprestigiados y eso lo demuestran las encuestas”, tan es así que en cada elección el pueblo vota por ellos, sea porque es lo único que hay o porque saben endulzar las propuestas, que de tanto reciclarlas están todas ajadas, pero sirven.