La Central de Abastos Viñedos San Marcos cuenta con 1,190 bodegas y piedras de tianguis, donde sólo el 60% se encuentran operando en sus espacios, y actualmente existe un Plan de Fortalecimiento para convertir este lugar como una área para el almacenaje y favorecer la reactivación comercial.

“Hasta el momento, este mercado localizado al norte de la ciudad, por la salida a Zacatecas, opera como un centro importante de logística de productos perecederos, con venta de cereales y abarrotes, en donde aplican los protocolos sanitarios para garantizar la seguridad para las personas que transitan por ese lugar”, informó el vicepresidente nacional de la región centro de la CONACCA, Luis Miguel Rentería Arias.

Gradualmente ha ido aumentando el flujo de clientes hacia esa central de abastos por parte de la población que habita en esa región del estado, y se continúa con un programa de fortalecimiento y de equipamiento para formar parte del sistema de abastecimiento estatal junto con el mercado de abastos sur, centro distribuidor de básicos y el centro comercial agropecuario.

En esta cadena de abastecimiento, Viñedos San Marcos forma parte de esas empresas que requieren de almacenaje de sus productos, y cada vez más aumentan ahí los espacios comerciales para la venta directa a los clientes, y siguen cumpliendo con su función económica y comercial por la cual fue construida hace quince años.

El vicepresidente nacional de la zona centro de la Confederación de Centrales de Abastos detalló que 330 bodegas cuentan con 100 metros construidos, otras 360 bodegas tienen 50 metros construidos y 500 son piedras en los tianguis, éstas últimas son las que básicamente están solas y requieren ser activadas.

“Hay personas que acuden ahí para comprar sus frutas y verduras, abarrotes, cremería y carnes, y todos los locales son visitados por la Guardia Sanitaria para que se cumpla con los protocolos sanitarios, y de esta manera hacer conciencia del autocuidado”, concluyó.